sábado 24.08.2019

«Igea nombra a un cierrapueblos director de Ordenación de Territorio»

El PSOE recuerda que en un artículo criticó la existencia de «inframunicipios»
Antonio Calonge ha sido director de la Fundación Villalar. RAMIRO
Antonio Calonge ha sido director de la Fundación Villalar. RAMIRO

El Grupo Parlamentario Socialista acusó ayer en Valladolid al vicepresidente de la Junta, portavoz y consejero de Transparencia, Francisco Igea, de nombrar a un «cierra pueblos» como Antonio Calonge para estar al frente de la Direccción General de Ordenación del Territorio y Planificación. No en vano, la vicesecretaria general del PSOE de Castilla y León y viceportavoz del Grupo Socialista en las Cortes, Virginia Barcones, recordó que el profesor titular de Derecho Administrativo de la Universidad de Valladolid (UVa) publicó un artículo en 2015 en la revista ‘Reala. Nueva época’ en el que abogaba por «fusionar los municipios de manera obligatoria». Y es que consideraba que todas las medidas de fomento dictadas a lo largo de la historia municipal habían resultado un «fracaso». Añadía que sería una operación «dolorosa» e, incluso, «traumática», pero necesaria para acometer las reformas «profundas».

Barcones, quien compareció en los medios de comunicación para informar de asuntos de la actualidad, leyó algunos de los párrafos del artículo titulado ‘La fusión de municipios, único instrumento de la Ley 27/2013, de 27 de diciembre, de racionalización y sostenibilidad de la administración local para la modificación de la planta municipal: Una oportunidad perdida’. Calonge asegura en la revista especializada en la administración local que ni las leyes estatal y autonómico abordan la «necesaria» y «urgente» reforma del mapa municipal para evitar los «inframunicipios», que son entidades «carentes de capacidad y sustantividad en las que los principios constitucionales de autonomía y suficiencia financiera están bastante alejados de la realidad».

El artículo del entonces profesor de la UVa consideraba que el legislador estatal no ha tenido la «valentía necesaria» que se debe exigir a todo aquel que quiere modificar la realidad «estéril» que le circunda. También criticaba la Ley autonómica por no intentar modificar la realidad municipal y, en cambio, optar por la conservación y mantenimiento de municipios y entidades locales menores. «Ha optado —la Junta— por las asociaciones de municipios para una gestión común de las obras y servicios municipales. Las mancomunidades ni son una fórmula nueva si siempre responden —más bien casi nunca— a unas mínimas exigencias de eficiencia y eficacia», concluye.

«Igea nombra a un cierrapueblos director de Ordenación de Territorio»