sábado 5/12/20

Intervienen en la AP-1 un inhibidor de radar prohibido instalado en un coche

El conductor podría enfrentarse a 6.000 euros de multa y la retirada de seis puntos.

agencias | burgos / ávila

El subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Burgos detectó e intervino en la AP-1, próximos a la capital burgalesa, una sofisticada instalación oculta en un turismo, que detectaba e inhibía la frecuencia de los radares que controlan la velocidad en ruta, lo que constituye un delito y la retirada de seis puntos del carné de conducir además de una multa de hasta 6.000 euros.

Los hechos ocurrieron días atrás cuando una patrulla, en un punto de verificación de documentación, escuchó un pitido. El mismo llamó la atención de los agentes que sospecharon que pudiera ser el sonido del ‘auto-reseteo’ de los detectores de frecuencia.

El zumbido delató su presencia, ya que tras una minuciosa inspección al vehículo se localizó todo el montaje y su emplazamiento, informa Ical.

Con la colaboración de un técnico especialista se desinstalaron todos los elementos (detector de frecuencia, un discriminador de señales y el propio inhibidor) junto con el cableado, siendo intervenidos y depositados a disposición de la Jefatura Provincial de Tráfico.

El aparato receptor funciona detectando la presencia de un radar, analizando el tipo de frecuencia recibida y trasladando a su vez la información al discriminador de señales. Recibida la información por éste, dependiendo del tipo de frecuencia o señal, puede responder de dos maneras posibles: una mediante señales acústicas y/o luminosas avisando al conductor de la cercanía de un cinemómetro con el fin de reducir la velocidad, o bien una segunda opción mandando una orden al inhibidor para que interfiera en el correcto funcionamiento del radar, creando un campo magnético o pantalla.

Lo que se consigue es que aunque se detecte una velocidad antirreglamentaria en un vehículo, no se reciba información precisa de cual es ésta, de tal modo que la cámara no emite la fotografía.

A disposición judicial

La Guardia Civil de Tráfico de Ávila ha puesto a disposición judicial a un vecino de Morata de Tajuña (Madrid), de 22 años como supuesto autor de un delito contra la Seguridad Vial al circular con un turismo a 123 kilómetros por hora en una vía limitada a 50 kilómetros por hora, según informa Efe.

Intervienen en la AP-1 un inhibidor de radar prohibido instalado en un coche
Comentarios