jueves 19/5/22
El presidente de la Junta Alfonso Fernández Mañueco acompañado del alcalde Javier Carrera (d) a su llegada a la entrega presencial de los Premios de Castilla y León, en la víspera del Día de la Comunidad, este viernes en la localidad leonesa de La Bañeza. EFE/J.Casares/POOL
El presidente de la Junta Alfonso Fernández Mañueco acompañado del alcalde Javier Carrera a su llegada a la entrega de los Premios de Castilla y León. EFE/J.Casares/POOL

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha defendido este viernes el "autonomismo útil" que ha contribuido "de manera muy especial a elevar la calidad de vida" de los ciudadanos y el futuro dentro de la Unión Europea, pero también el "legado de igualdad" de precursoras como Beatriz Galindo y Lucía de Medrano que "nunca" se debe abandonar.

Mañueco ha pronunciado estas palabras en el acto de entrega de los Premios Castilla y León, celebrado en el Teatro Municipal de La Bañeza (León), donde ha remarcado el "protagonismo" de esta tierra en España y Europa, con un modelo autonómico que puede ser "inacabado o mejorable en muchos aspectos", utilizado por "algunos" para "cometer excesos", pero que no lo convierte en un "modelo fallido".

En palabras del presidente, el Estado de las Autonomías fue "una de las innovaciones esenciales de nuestra Constitución", ya que "dio alternativas" a uno de los "conflictos históricos más preocupantes" con una "descentralización política" que ha reflejado su "éxito" en "muchos aspectos", especialmente en la prestación de servicios públicos, incluso en momentos de dificultad como los recientes de la pandemia de la covid, con "muchos sacrificios".

"Son decisiones que difícilmente se adoptarían desde un centro lejano y poco conocedor de la realidad de un territorio. Por ello, creo firmemente que estos 39 años de vida autonómica han contribuido decisivamente al desarrollo político, económico y social de Castilla y León", ha argumentado Mañueco a favor de la descentralización del Estado, que en su opinión convierte a Castilla y León en una "tierra activa, dinámica y en progreso".

En materia de igualdad, Mañueco ha defendido que estos 39 años de autonomía han contribuido a que Castilla y León se afirme como "una tierra igualitaria", bajo el principio de inspiración comunera de que "nadie es más que nadie", y ha recordado el papel de "referencias universitarias y precursoras tan relevantes como Beatriz Galindo y Lucía de Medrano".

"Un legado de igualdad que nunca podemos ni debemos abandonar", ha resumido el presidente sobre esta materia, ligada posteriormente con el dialogo en sus diferentes facetas política, social -"rasgo propio y referencia nacional"- y territorial.
"Hemos aportado mucho a Europa. Y Europa también nos ha aportado mucho. Desde ideales, pensamiento y libertad a solidaridad y recursos. Por ello, Europa ha sido y es referente esencial para nosotros y queremos que siga siendo nuestro espacio de convivencia futuro", ha concretado sobre su defensa de la vinculación de España y esta Comunidad con la Unión Europea.
En este contexto, Mañueco ha insistido en que los resultados de los años de "autonomismo y libertad" muestran que este modelo "sigue siendo el instrumento más adecuado para afrontar los retos futuros", especialmente los "inmediatos", entre los que ha incluido los "muy duros efectos de una cruel pandemia" y los agravados por "uno de los hechos más infames de este siglo como es la invasión rusa de Ucrania".

"Este ataque cruel merece nuestra más absoluta condena, igual que el pueblo ucraniano tiene toda nuestra solidaridad", ha zanjado el presidente, quien ha recordado en este punto el papel jugado por la embajadora española en Ucrania, la vallisoletana Silvia Cortés, quien en los primeros momentos de la invasión estuvo al frente de los trabajos de evacuación de los ciudadanos españoles y que "sigue trabajando sin descanso en esta terrible situación".

Sobre los problemas económicos, ha sostenido que ya antes del conflicto bélico los indicadores "eran muy preocupantes", con una inflación que ha aumentado hasta niveles no vistos en décadas, con unos costes energéticos "disparados", con carencia de suministro, incremento de costes empresariales y la disminución del poder adquisitivo de las personas, ante las que ha ofrecido el plan de medidas anticrisis presentado ayer, dotado con 470 millones.

Pero Mañueco también ha hecho referencia a una serie de "retos estratégicos", entre los que ha situado la "Cuarta Revolución Industrial", que exige "apostar por la digitalización de la información, la producción y la prestación de servicios, por los sectores basados en el conocimiento, por la educación y la innovación como base del futuro, por el talento humano".

Ha citado a Miguel Delibes para defender que "a estas alturas, si queremos conservar la vida, hay que cambiarla", lo que supone en su opinión una "ingente tarea, que no se puede abordar en solitario" porque "necesita la colaboración de todos": desde el Gobierno autonómico, partidos políticos, agentes económicos y sociales, instituciones y asociaciones, y la sociedad en general.
"Castilla y León no es ni puede ser nunca el proyecto de un sólo partido o un solo gobierno, debe serlo de toda su sociedad", ha añadido, convencido de que esa sociedad "debe implicarse" para la "apasionante tarea" de "construir la Castilla y León del futuro".
Tras apelar a la responsabilidad de todos, ha reconocido que esta tarea debe ser afrontada "con el realismo que aporta la crítica, pero también compromiso", pero ha pedido hermanar esta visión con "la ilusión del futuro: con la fuerza de la voluntad, la autoestima y el orgullo. Sin complejos ni reservas", ha rematado antes de citar al poeta Claudio Rodríguez.

"No son tiempos de mirar con nostalgia esa estela infinita del paso de los hombres, sino más bien de esperanza y, sobre todo, de trabajo", ha concluido.

Mañueco defiende el autonomismo, la igualdad y el futuro al lado de Europa
Comentarios