jueves. 11.08.2022
                      Una mujer lee en un parque. DL
Una mujer lee en un parque. DL

Los ciudadanos de Castilla y León sitúan el inicio de la vejez en los 76 años, una edad que varía en función de la perspectiva de vida, y tres de cada diez encuestados se muestra «muy preocupado» por su futuro a dicha edad, según refleja el estudio ‘Preocupaciones ante una próxima vejez’ realizado por la Fundación Mutua de Propietarios.

Para los menores de 25 años, el periodo de la vejez comienza a los 69 años mientras que para las personas de 65 a 74 años, a los 78 años.

En este sentido, el Instituto Nacional de Estadística (INE) calcula que el porcentaje de población mayor de 70 años en España que en el año 2020 se situaba en el 14,4 por ciento del total de la población, alcanzaría un máximo histórico del 25,3 por ciento en torno a 2055.

La vicepresidenta ejecutiva de la fundación, Laura López Demarbre, señaló que la llegada de la vejez es la última etapa de la vida en la que cada vez se es más longevo, por tanto, «llega el reto de prepararse y adaptar el entorno para afrontar esta etapa y sus nuevas necesidades con la mayor calidad de vida posible».

Respecto al momento de pasar la barrera de los 75 años, el 36 por ciento de los habitantes de la Comunidad encuestados afirma que nunca lo hace, aunque este porcentaje se eleva en el caso de personas sin parientes mayores, mientras que en el lado opuesto, un 18 por ciento admite que piensa en ese momento «de manera frecuenta» y un 47 por ciento asegura que «alguna vez».

El informe también destaca que los más jóvenes (18 a 24 años) y los más mayores (65 a 74 años) son los que muestran un grado de preocupación menor respecto al envejecimiento.

En este aspecto, tener en la familia a mayores de 75 años provoca mayor preocupación por las consecuencias de alcanzar la vejez y es que, «conocer la realidad de los mayores de cerca es un elemento sensibilizador hacia las situaciones que ellos viven», destaca López Demarbre.

Las MAYORES PREOCUPACIONES

Si bien la mayoría de los españoles considera «indiscutible la importancia de cuidarse para llegar a la vejez con una mayor calidad de vida», también reconocen que el deterioro «es inevitable».

En este marco, el documento desvela que las situaciones que más preocupan son tener problemas de movilidad (68 por ciento), padecer una enfermedad crónica (67 por ciento) y no disponer de dinero para vivir (59 por ciento).

En relación a quienes se muestran preocupados por su movilidad en un futuro, el 53 por ciento de los encuestados de Castilla y León menciona la necesidad de contar con una casa accesible, ya que, de acuerdo con el informe de la Fundación Mutua de Propietarios, un 40 por ciento de las viviendas está poco o nada adaptada.

Puertas automáticas (58 por ciento), suelos antideslizantes (47 por ciento) y rampas (34 por ciento) son los elementos no disponibles que podrían ser más necesarios para mejorar la movilidad.

Por el contrario, el ascensor (75 por ciento) o el plato de ducha (64 por ciento) son elementos que la mayoría, o bien ya lo tienen disponible, o bien consideran que no es necesario.

En este apartado de la accesibilidad en la vivienda, el estudio percibe una «clara concienciación» a la hora de adaptar la vivienda conforme más edad tienes para anticiparse a las no tan futuras necesidades.

Como ejemplo, entre las personas de 64 a 75 años un 65 por ciento tienen disponible el plato de ducha, mientras que este indicador baja al 41 por ciento entre el grupo de 18 a 24 años.

Lo mismo ocurre con el ascensor, donde el 49 por ciento del grupo entre 65 y 74 años asegura tenerlo disponible, frente al 40 por ciento del grupo entre 25 y 34 años.

La vejez empieza en CyL a los 76
Comentarios