miércoles. 08.02.2023
Cosas de aquí y de allí

Disneyland de la manzanilla

Un edén de plantas medicinales de todo el mundo es el nuevo capricho de Berlusconi para su opulenta villa de Cerdeña, ya conocida como «la mansión de las maravillas»
La construcción de un invernadero con plantas medicinales procedentes de todos los rincones del planeta es el nuevo capricho del ex presidente del Gobierno italiano Silvio Berlusconi para su villa en Cerdeña, ya denominada la mansión de las maravillas. Villa Certosa , la espectacular residencia de Berlusconi en uno de los rincones más privilegiados de la isla de Cerdeña, tendrá próximamente una nueva atracción pues el ex presidente del gobierno va a construir un espacio con miles de plantas medicinales. La mansión, polémica por sus construcciones y reestructuraciones presuntamente no autorizadas, se está poco a poco convirtiendo en un Disneyland de la botánica y de la naturaleza. A las ya existentes cascadas y lagos, plantaciones de frutales, más de 500 especies de cactus, decenas de palmeras, más de 800 clases de hibiscus y campos de olivos, se le va a sumar ahora un verdadero edén de plantas curativas. Berlusconi denomina a este espacio como el jardín de los frailes pues decidió construirlo después de consultar algunos textos de los monjes medievales que cultivaban plantas con cualidades curativas. Esta vez, para evitar polémicas, Berlusconi ha pedido y recibido la autorización antes de comenzar a construir la estructura de cristal, que ocupará unos 1.600 metros cuadrados. Esta es la última novedad de la villa, donde se conjuga el lujo y las excentricidades del hombre más rico de Italia, y que sigue dando que hablar, como el pasado verano cuando el empresario celebró una espectacular fiesta repleta de efectos especiales, entre los que destacaba un volcán en erupción. Berlusconi hizo construir para la ocasión una réplica de un volcán que a medianoche empezó a lanzar fuego, lo que provocó la alarma entre los vecinos de la zona, que al creer que había un incendio llamaron a los bomberos y al cuerpo forestal. Pero la residencia, que ocupa 50 hectáreas en la zona de Porto Rotondo, en el noreste de Cerdeña, alberga otras rarezas, como la colina de los pensamientos , un monte de diez metros de altura, coronado con doce olivos centenarios donde en un trono Berlusconi se sienta a meditar. En una zona donde rige una intransigente ley de costas que prohíbe construir o modificar el terreno a menos de dos kilómetros de la costa, Villa Certosa ya fue objeto de polémica cuando se descubrió la edificación al borde del mar de un anfiteatro con capacidad para 300 personas.

Disneyland de la manzanilla
Comentarios