lunes 28/9/20
Patrimonio

El artesonado de Valdavida, una armadura de limas bordonas ochava

El artesonado de la iglesia de Valdavida apareció tras unas catas llevadas a cabo durante las obras de restauración. DL
El artesonado de la iglesia de Valdavida apareció tras unas catas llevadas a cabo durante las obras de restauración. DL

Al hilo de los trabajos de restauración de la Iglesia de Valdavida, su retablo será una de las joyas recuperadas, pero durante la ejecución de las obras en el yeso que cubría la techumbre del presbiterio de la iglesia se descubrió la existencia de un gran artesonado que despertó todas las expectaciones. Entre ellas, por supuesto, la de los integrantes de Promonumenta y principalmente de los vecinos de Valdavida, que pusieron su empeño para que ahora se cuente con estas novedades. Importante ya de por sí, pero máxime teniendo en cuenta que Valdavida pertenece a la asociación de pueblos con Retablos Mudéjares de la zona este de León. Hasta ahí se sabían estas circunstancias pero ahora ya se puede añadir que el artesando de Valdavida es una armadura de limas bordonas ochava, o en ochavo, cerrada con cinta y saetino.

De igual importancia, por supuesto, es el hecho de que hasta el momento, era una iglesia que carecía de la presencia física de un retablo de este estilo, y que ahora podrá presumir de ostentar uno de los mejores, adornado, además, con sendos escudos de la Orden de San Juan de Jerusalén, que tuvo encomienda en Valdavida y a la cual perteneció su iglesia, según explicaba a este periódico David Gustavo López.

Haciendo memoria, también hay que recordar como los vecinos fueron los que evitaron la catástrofe, por así decirlo, de la pérdida inminente de patrimonio que se registraba en la iglesia si no se tomaban medidas para encontrar una solución de emergencia. Y esto ocurría en 2015. Gracias a su empeño, el retablo de la iglesia de Valdavida se desmontó y el altar plateresco y las tallas de Valdavida se trasladaron Al Taller de Restauración de la Diócesis, ubicado en el Seminario Mayor. Su responsable, Máximo Gómez Rascón, confirmaba que sufría múltiples patologías y que la carcoma lo había dejado prácticamente hueco. El tiempo ha pasado y en este caso ha servido para que la Iglesia de Valdavida sea un referente histórico del arte con un retablo y su vinculación con toda la red mudéjar, que cuenta tanto con el impulso y apoyo de asociaciones como la aceptación del aficionado al turismo cultural.

El artesonado de Valdavida, una armadura de limas bordonas ochava
Comentarios