sábado 04.07.2020
CULTURA

«Fueron los vascos quienes más ferrerías instalaron en el Noroeste»

José Antonio Balboa presenta esta tarde su libro sobre la siderurgia tradicional
«Fueron los vascos quienes más ferrerías instalaron en el Noroeste»

Ciguillo, veterría, bergamazo, cadenarte, aldabarra, estolda, zamarra... buena parte de la terminología relacionada con las ferrerías tradicionales de León, Asturias y Galicia son de origen euskérico, una prueba, según explica el profesor e investigador berciano José Antonio Balboa, de que empresarios, arrendatarios y oficiales vascos fueron quienes con más frecuencia instalaron estos ingenios —o trabajaron en ellos— a lo largo de los tres territorios que centran su libro La siderurgia tradicional en el Noroeste de España (siglos XVI al XIX), que hoy a las 20.00 presenta en el Museo de León.

«A pesar del tiempo transcurrido, siempre planteé este trabajo como continuación del emprendido en la tesina, leída en la Universidad de León en 1988, sobre la siderurgia tradicional en el Bierzo —explica el autor—. Tal estudio me permitió tener una visión general sobre los problemas y las fuentes necesarias para emprender este nuevo libro». Y prosigue: «Lo primero que me planteé fue estudiar de forma monográfica todas las ferrerías que se habían construido en la zona, porque sólo sabiendo cuántas había habido y cuándo fueron construidas, podía valorarse su importancia económica e histórica. En total hallé 131 ferrerías y unos 80 mazos, es decir unos 210 artefactos entre ferrerías mayores y menores».

Centenares de ellas

Una vez conocido el número de artefactos y su evolución a lo largo de los siglos, Balboa abordó el estudio general de la siderurgia: aspectos técnicos y condiciones materiales que hicieron posible dichos trabajos, gracias a la riqueza de la zona en agua, madera y mineral de hierro.

En cuanto a las conclusiones de esta exhaustiva obra, la principal de ellas es, como refiere, «la importancia de la siderurgia en la economía y vida social del Noroeste de España, tanto desde el punto de vista cualitativo como cuantitativo: hablamos de 131 ferrerías, más de 80 machucos y miles de fraguas las que —no al mismo tiempo sino a lo largo de los siglos XVI al XIX— estuvieron en funcionamiento, afectando a miles de trabajadores directos, a los que habría que añadir carboneros y venaqueros, transportistas de la vena, arrieros, comerciantes y tratantes».

Más preciso aún, este conocido especialista afirma que el número de las ferrerías que se construyeron o se renovaron «fue, en el siglo XVI, de 41 ferrerías (31,2% del total), 12 más en el siglo XVII (9,1%), 31 en el siglo XVIII (23,6%) y 47 en el siglo XIX (35,8%). También hubo algunos cierres, entre un 10 y un 15 por ciento aproximadamente, antes de su fin definitivo en la segunda mitad del siglo XIX».

«Por eso, podemos decir que si en los siglos XVI y XVII su número osciló entre las 40 y 50 ferrerías, en los siglos XVIII y XIX estuvieron en funcionamiento unas 70 en el primero y 100 en el segundo», expone Balboa.

Lugar: Museo de León.

Hora: 20.00.

«Fueron los vascos quienes más ferrerías instalaron en el Noroeste»
Comentarios