martes 20/10/20
Patrimonio

Hispania Nostra indulta el palacio de Valdetuéjar

El edificio del siglo XV abandona la Lista Roja tras ser restaurado
Vista general de la muralla que rodea el palacio de los marqueses de Prado en Renedo de Valdetuéjar. SABINO LÓPEZ

Hispania Nostra ha decidido indultar el palacio de los marqueses de Prado, en Renedo de Valdetuéjar. El edificio del siglo XV llevaba años en la vergonzante Lista Roja en la que aparecen 800 monumentos en situación de ruina. Fue uno de los palacios más grandiosos que tuvo León.

Una intervención a tiempo ha propiciado la ‘amnistía. La rehabilitación de la suntuosa propiedad de los marqueses de Prado ha incluido la reconstrucción de los cuatro cubos de la muralla que rodean al palacio y que estaban completamente cercenados. La Diputación ha sufragado la mayor parte de los 196.160 euros que ha costado salvar la cerca que hasta los años 60 rodeaba la residencia de los nobles inmortalizados por Lope de Vega en su comedia Los prados de León. El palacio fue desmontado piedra a piedra y reutilizado como fachada del hospital Nuestra Señora de Regla por el arquitecto Juan Torbado.

El proyecto de rehabilitación de la muralla, que ha recuperado un aspecto uniforme, es más ambicioso. Contempla la creación de un ‘parque arqueológico’, para mantener lo que queda del palacio original: restos semienterrados y una ‘escombrera’ de piedras. Entre los años 1588 y 1627 trabajaron en él los arquitectos Baltasar Gutiérrez y Juan de Rivero. El palacio ya estaba casi derruido en fosos, muros y torres cuando Antonio de Prado lo reedificó en 1625. Además del desmantelamiento de este monumento para su ‘reconversión en hospital, el edificio fue presa de un intenso expolio. Desaparecieron sillares, jambas, dinteles, cornisas, dovelas de arcos, blasones... Más de sesenta escudos decoraban la fachada. Algunos de estos elementos fueron recolocados en otras construcciones de la zona. Hoy resulta inaceptable que el monumento no se conservara in situ.

Del fastuoso palacio solo se conserva el muro perimetral con algún cubo y bases del edificio del siglo XVII. Lope de Vega retrató en uno de sus libros favoritos la historia de Nuño de Prado, patriarca de una poderosa saga que dominó con mano de hierro en la Edad Media extensos territorios de la Montaña Oriental leonesa y descendientes del rey Fruela.

Hispania Nostra indulta el palacio de Valdetuéjar
Comentarios