martes 10.12.2019

El Museo del Prado celebra sus 200 años con 300 dibujos de Goya

l. cortés | madrid


«Son dibujos que podrían haber sido pintados ayer, anteayer o hace unos meses y tendrían todo el sentido». Con estas palabras presentaba ayer el presidente del Patronato del Museo del Prado, Javier Solana, Solo la voluntad me sobra, una exposición «única e irrepetible» que reúne más de 300 dibujos de Francisco de Goya. Procedentes en su mayor parte de los fondos de la propia pinacoteca -cuestiones de conservación impiden su exposición permanente-, los dibujos ahora desempolvados demuestran que el discurso del pintor de Fuendetodos. La muestra se podrá visitar hasta el 16 de febrero.


Distribuida en dos salas, la primera recoge sus inicios, con una selección de sus primeros dibujos para grabados, sus garabatos en cartas a Martín Zapater o el conocido como Cuaderno de Sanlúcar’ el primero de los ocho cuadernos de dibujos que firmó el pintor. Entre trazo y trazo, el visitante puede apreciar también su colección de Los Caprichos, así como el Cuaderno de Madrid, que reúne los primeros esbozos de esta serie. Cierran este primer conjunto de obras, los dibujos conocidos como Sueños, sus retratos y dos de sus series más conocidas: Desastres de la guerra y Tauromaquia, de corte profundamente antitaurino.


La segunda sala expone los Tópicos goyescos, el Cuaderno de bordes negros, Disparates o una selección de dibujos en las que Goya representa la violencia del hombre contra la mujer.

El Museo del Prado celebra sus 200 años con 300 dibujos de Goya
Comentarios