martes. 31.01.2023
                      DL11P43F9-19-12-58-9.jpg
DL11P43F9-19-12-58-9.jpg

Han pasado del desplome a formar una de las rutas culturales con mayor proyección. Las diez iglesias leonesas con retablos platerescos situadas en el Este de la provincia —entre Tierra de Campos y la Montaña Oriental— han sido distinguidas en los premios Visón. Recibirán el Premio de Turismo Nacional en reconocimiento a «su novedad como ruta sacra de divulgación de la historia y del patrimonio, al lado del Camino de Santiago, que crea oportunidades para el turismo de la zona y ayuda a la despoblación». La entrega del galardón, que otorga la Asociación Internacional de Periodistas y Escritores Latinos de Turismo, tendrá lugar el día 17, a las 19.00 horas, en el hotel Sancho de Madrid, en el Paseo de las Delicias.

En 2018 nació la Ruta del Plateresco, gracias al empeño de los vecinos y alcaldes de estas localidades y dos asociaciones culturales —Fonsagrada (de Valdavida) y Balle de Scapa (de Valdescapa).

La iniciativa permitió restaurar algunas iglesias y retablos y puso en el mapa un itinerario que cada vez recibe más visitantes. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce en estas iglesias del siglo XVI. La activa asociación cultural Balle de Scapa elaboró un informe donde detalla, una por una, las ‘lesiones’ que padecen los templos de Vallecillo, Gordaliza del Pino, Sahagún, Joara, Celada de Cea, Valdescapa de Cea, Valdavida, Villaselán, Cistierna y Yugueros. Tallas mutiladas, lienzos descoloridos, retablos carcomidos o techos al borde del desplome. Son los daños principales que sufren los retablos de la Ruta del Plateresco. La memoria de desperfectos fue enviada a la Consejería de Cultura.

El retablo de la iglesia de los santos Justo y Pastor, en Celada de Cea, precisa una intervención ingeniosa. La parte central ha sufrido algunas pérdidas, que se han disimulado con un sagrario y esculturas de factura moderna de los santos titulares del templo. El retablo de la iglesia de San Facundo y San Primitivo de Villaselán, así como su artesonado, requieren una rehabilitación. La Junta Vecinal de Joara demanda la reparación de su retablo y de la puerta mudéjar que da acceso a la iglesia. La iglesia de Nuestra Señora de Arbas, en Gordaliza del Pino, reclama la restauración de un crucificado del siglo XV. El techo de la iglesia de San Julián y Santa Basilisa de Valdavida está completamente agrietado, hay humedades y sufre riesgo de derrumbarse. El retablo de Nuestra Señora de la iglesia de San Andrés de Valdescapa se halla en pésimas condiciones, con riesgo de desplomarse. La iglesia de Yugueros es una nevera. La iglesia de Cristo Rey de Cistierna pide la restauración de dos tallas del siglo XVII. La iglesia de San Juan de Sahagún solicita la restauración del retablo por graves deterioros en la pintura y escultura. El informe solo describe los daños, pero no incluye una tasación de los mismos.

Una nueva ‘Visión’ para la Ruta del Plateresco
Comentarios