domingo 27/9/20
Poesía

Premio para un mar de todos

El XIII Premio de Poesía Infantil Charo González de la Fundación Conrado Blanco recae en la tinerfeña Elena Bethencourt por un poema que rompe viejos tabúes de género
Representamtes del jurado del Premio de Poesía Infantil Charo González de la Fundación Conrado Blanco, este sábado. DL
Representamtes del jurado del Premio de Poesía Infantil Charo González de la Fundación Conrado Blanco, este sábado. DL

Alberto quiere ser mar/con olas en la cintura,/para jugar con los barcos/y hacer muñecas de espuma./Peinarse las caracolas de una gran melena rubia... Así comienza, Mar, un poema de premio. El jurado calificador del XIII Premio de Poesía Infantil Charo González de la Fundación Conrado Blanco, y dotado con dos mil

euros, reunido ayer decidió que Elena Bethencourt es la ganadora de este premio que a cada edición acumula más prestigio.

Dicho jurado estuvo compuesto por Esther Ruvira de la Fuente, escritora, en calidad de secretaria del presente Premio, con voz y voto; José Javier Alfaro Calvo, ganador del XII Premio Charo González edición 2019; José González Torices, escritor y poeta, ganador del I Premio Charo González; Miguel Ángel González García, escritor y Patrono de la Fundación Conrado Blanco; y Luisa Arias, Patrona y secretaria de la Fundación Conrado Blanco

Con la antelación debida, la secretaria del Premio, Esther Ruvira, había seleccionado 11 poemas de un total de 98 recibidos.

La fundación envía estos poemas seleccionados a los diferentes miembros del jurado.

En opinión de los componentes del jurado se valoró Mar por ser un poema breve, conciso, de gran belleza de imágenes y palabras en su sencillez, original y poético, con contenido para tomar lección y crecer en el respeto por la identidad de las personas. Poesía cargada de lírica, con abundantes metáforas referidas a la indumentaria marina.

Llamó la atención su ritmo, musicalidad y doble sentido de las palabras a través de un lenguaje atractivo e instructivo para la etapa infantil.

Formalmente es un romance clásico que se abre con el verso Alberto quiere ser mar. Ese Mar, nombre epiceno, que puede ser tanto masculino como femenino, referido a Alberto, encierra una clara intención coeducativa rompiendo los viejos tabús de género.

Texto muy propio para ser leído, recitado y representado que expone una historia muy actual y atractiva, texto que emociona y podría utilizarse como recurso educativo para ejercitar la memoria.

Elena Bethencourt Rodríguez nació en Tenerife, en las Islas Canarias. Licenciada en Filología por la Universidad de La Laguna, Especialista Universitario en Traducción Jurídica por la Universidad de Alicante y profesora de Inglés.

Amante de la Lengua Española y de los idiomas en general. Lectora de poesía desde muy joven, escribe microrrelatos principalmente y poemas para niños.

Ha sido ganadora del Primer Premio La pobreza en cien palabras de EAPN España, años 2018 y 2019; primer premio Sumando Capacidades del Cabildo de Tenerife 2018; primer premio Una historia de verano, Editorial Exlibric, 2018; Ganadora del segundo Premio de Cartas de amor de Covibar, 2018; Ganadora del mes de Junio 2019 de Relatos sobre abogados de la Abogacía Española, entre otros.

Varios de sus microrrelatos han sido publicados en: Antología de Microrrelatos Canyada d’art (octubre 2018); Revista Compromiso y Cultura (número junio 2018); I Certamen de Relato breve y poesía Sierra de Guadarrama, Editorial Maluma, 2018; Revista Cuentos para el andén, número 72 (noviembre 2018); Antología Claroscuros (marzo 2019); Antología 100 palabras para mamá, Editorial El lobo feroz 2019; entre otros.

Premio para un mar de todos