sábado. 04.02.2023
La asociación en defensa del patrimonio estudia acciones legales para recuperar el Beato de Facundo

Promonumenta pide al Procurador que salve el códice leonés dañado en Madrid

UPL condena que el manuscrito robado a San Isidoro no esté bien cuidado en la Biblioteca Nacional
Promonumenta acudirá al Procurador del Común para denunciar el mal estado en el que se encuentra el Beato de Fernando de I y Sancha, conocido también como Beato de Facundo, el más valioso códice iluminado de la Alta Edad Media, robado a San Isidoro en el siglo XVI y actualmente muy deteriorado en la Biblioteca Nacional de Madrid, después de que hace siete años fuera «extrañamente» prestado a una exposición en Roma y volviera con daños irreversibles. «Si la Biblioteca Nacional no sabe cuidar un manuscrito único en el mundo, que nos lo devuelvan, que aquí sí sabemos», afirmó ayer Agustín Suárez, presidente de Promonumenta, sin ocultar su enfado ante el «desinterés» demostrado por la directora de aquélla institución, Rosa Regás, quien «se pasa el día opinando de todo, menos de su cometido». Y es que Regás negó a este periódico estar al corriente del «maltrato» que había sufrido el Beato de Facundo , porque ella no estaba en el cargo en el año 2000, cuando el códice fue enviado a Roma. Sin embargo, existe un informe demoledor de los expertos, que describen cómo el libro expuesto en la capital italiana sin las mínimas garantías, sufre abarquillamiento, terribles humedades y abrasión en sus miniaturas. Regás obvia o desconoce también este informe, porque autorizó posteriormente una edición facsímil del beato leonés, pese a que ya existía una espléndida, de la que, por cierto, tiene un ejemplar la colegiata de San Isidoro, que a partir de ahora tendrá que cuidar como si se tratara del original. La UPL también expresó ayer su malestar por los daños que ha sufrido el citado códice. El concejal leonesista Alejandro Valderas afirmó que, como bibliotecario, había sido testigo de «atrocidades» en los años noventa en la Biblioteca Nacional. Al igual que Promonumenta, la UPL quiere que se exijan responsabilidades. «Queremos saber por qué se ha dejado el libro, por qué se hacen copias y quién es el responsable de los daños», en palabras de Suárez, que anunció ayer la convocatoria de una junta directiva de Promonumenta para ver si es posible acometer actuaciones legales. Valderas considera que el códice no es reclamable con facilidad, porque «no hay pruebas de robo ni de venta». UPL y Promonumenta coinciden en que este preciado manuscrito en San Isidoro estaría mejor cuidado.

Promonumenta pide al Procurador que salve el códice leonés dañado en Madrid
Comentarios