sábado 16/10/21

San Benito resurge entre las ruinas

Patrimonio respalda el proyecto de restauración de la torre  y las obras para hacer visible el alzado románico del ábside
Recreación virtual del monasterio de San Benito, en Sahagún. DL
Recreación virtual del monasterio de San Benito, en Sahagún. DL

El monasterio de San Benito de Sahagún es el monumento que mejor representa los estragos y expolios que ha sufrido gran parte del patrimonio leonés. Ahora, intenta resurgir entre las ruinas. De momento, está en marcha la rehabilitación de la Torre del Reloj, que sufraga la Junta con 30.000 euros.

 

La Comisión Territorial de Patrimonio autorizó ayer el proyecto de restauración del monasterio medieval, cuyo origen se remonta al siglo X. La intervención tiene como objetivo «la visión formal del alzado románico del ábside del lado del evangelio que se conserva en el interior de la torre del reloj, eliminando los primeros tramos de la escalera metálica existente en el interior de la torre y creando una nueva comunicación a través de la pasarela creada en la intervención de 1997, mediante recreación de bóveda para ocultar el paso. También se procederá a la restauración del exterior e interior de la torre y a la apertura de huecos actualmente cegados con fábrica de ladrillo, entre otros trabajos».

La torre del reloj del monasterio de San Benito, en Sahagún. ACACIO

La torre del reloj del monasterio de San Benito, en Sahagún. ACACIO

 

El tesoro del subsuelo

 

Pero existe un proyecto más ambicioso. La casualidad, en forma de movimiento de tierra, sacó a la luz el año pasado importantes restos del monasterio. La Junta encargó entonces un estudio a la empresa burgalesa Cronos —que ha llevado a cabo las recientes excavaciones arqueológicos en San Marcos— para elaborar un plan de conservación de San Benito, el monasterio medieval más importante de España. Según el concejal de Cultura de Sahagún, Ramón Rodríguez de Alaiz, en enero habrá una reunión clave con la Junta para marcar la «hoja de ruta» del monumento, declarado Bien de Interés Cultural en 1931.

 

El monasterio —última morada de Alfonso VI, Inés de Aquitania o Constanza de Borgoña— fue cercenado siglo a siglo. Solo quedan en pie, básicamente, la capilla de San Mancio, la Torre del reloj y el arco de San Benito. Pero el subsuelo puede ser un gran ‘tesoro’. En 1991, durante unos trabajos de consolidación del arco de San Benito, apareció una escultura gótica del siglo XIII, un evangelista imberbe que previsiblemente formaba parte de la portada del antiguo monasterio. En el 2005, en las excavaciones que se realizaron en el solar, tras el derribo de una casa situada en la plaza de Lesmes Franco, emergieron restos de uno de los cuatro claustros que tuvo el monasterio promovido por el rey Alfonso VI.

Parte del monasterio de San Benio, en Sahagún, que se conserva. ACACIO

Parte del monasterio de San Benio, en Sahagún, que se conserva. ACACIO

 

La merma de poder del monasterio, el terremoto de Lisboa de 1755, que provocó graves daños en el edificio, y la desamortización fueron tres momentos claves que marcaron el declive de uno de los cenobios más importantes de cluny en España.

 

Un tesoro repartido

Los tesoros que se salvaron del monasterio Sahagún se encuentran repartidos por museos y casas particulares. El Museo de León tiene el ‘capitel de los apóstoles’, del citado monasterio, en el que están labradas ocho figuras de los evangelistas.

 

El Museo Arqueológico Nacional también tiene una parte del ‘botín’ de San Benito, como un capitel decorado con una sirena, así como un fragmento de tímpano decorado con una imagen de la Virgen con el Niño en su regazo. Quedan los huecos en sus respectivas coronas y en las órbitas de los ojos, donde sin duda hubo joyas. Y una de las piezas ‘estrella’ del museo madrileño: la lápida sepulcral de Alfonso Ansúrez. Se trata de una obra románica excepcional. La tapa del sarcófago acabó en extrañas circunstancias en el Fogg Museum de Harvard (Estados Unidos). El Museo Arqueológico Nacional la recuperó en 1933, canjeándola por doce cajas de ídolos ibéricos, un capitel de Aguilar de Campoo y otras piezas.

 

También pertenecía al monasterio la custodia procesional de Arfe, una joya de la orfebrería del gótico tardío, coetánea de la custodia de la Catedral de León, desaparecida durante la invasión napoleónica. La custodia de Sahagún ha participado en tres ediciones de Las Edades del Hombre, exposición sacra que albergará esta localidad leonesa en 2021 en solitario o compartida con Carrión de los Condes y Burgos.

Restos del arco del monasterio de San Benito, en Sahagún. ACACIO

Restos del arco del monasterio de San Benito, en Sahagún. ACACIO

Estado del monasterio de San benito, en Sahagún. ACACIO

Estado del monasterio de San Benito, en Sahagún. ACACIO

San Benito resurge entre las ruinas
Comentarios