lunes 27.01.2020

«Todavía estamos viviendo de las definiciones de Ferreras»

Gutiérrez, Merino y Colinas ensalzan a este bañezano en el tercer centenario de la RAE.
«Todavía estamos viviendo de las definiciones de  Ferreras»

La figura de Juan de Ferreras volvió ayer a La Bañeza, su ciudad natal, de la mano del homenaje que los académicos leoneses de la Lengua, Salvador Gutiérrez y José María Merino, el escritor bañezano Antonio Colinas, el Ayuntamiento y todos sus paisanos le brindaron por el papel determinante que jugó en la fundación de la Real Academia de la Lengua Española (RAE) que cumple tres siglos de vida.

Salvador Gutiérrez repasó en el homenaje central a Ferreras, que se celebró en el Teatro Municipal, la importancia de este bañezano en la organización de lo que hoy es la Academia. «Todavía estamos viviendo de las definiciones del Diccionario de Autoridades, donde Ferreras tuvo una enorme importancia», reconoció el escritor, que subrayó que «este bañezano nos acompaña siempre a través de las líneas maestras de lo que fue el proyecto que ahora es la RAE».

En su intervención el académico José María Merino desgranó la profunda voluntad de trabajo que existía en Juan de Ferreras. «Era un hombre iluminado por esa sed de sabiduría», apuntó este leonés, que señaló sentir una enorme simpatía por la figura del cofundador de la Academia después de haberlo estudiado. Además, como anécdota Merino explicó que tras el fallecimiento de Ferreras fue al primer académico al que se le leyó un elogio fúnebre. En él ya se le definía como «un hombre sin ostentación y absolutamente sabio».

Con el propósito de «no silenciar a los bañezanos valiosos», el escritor Antonio Colinas abrió su participación en el homenaje a su paisano. El poeta volvió a sus años de infancia y juventud a través de los recuerdos que la figura de Ferreras despierta en su memoria. Así habló de su niñez en el parque que lleva el nombre de este vecino. Colinas se mostró convencido de que sin los muchos recuerdos ligados a la biblioteca Juan de Ferreras su pasión de escritor no hubiera sido la misma.

En el homenaje, amenizado por el quinteto de clarinetes de la Escuela de Música, la alumna del Instituto Ornia, María Betolaza, leyó una relación de todos los académicos leoneses. Un reconocimiento al que se sumó el alcalde, José Miguel Palazuelo, quien lanzó el testigo a Gutiérrez y Merino para promover en la ciudad un seminario de continuidad sobre Ferreras y la defensa del español.

En un lugar privilegiado

El busto de este ilustre vecino ya preside de manera oficial la puerta de la biblioteca municipal que también lleva su nombre. La inauguración de la obra, del artista local Mariano Barriales, corrió a cargo de los tres invitados que destaparon la escultura, idéntica a la que se ubicaba en el entorno del centro de salud.

Con Ferreras en un lugar privilegiado pasó a abrirse la exposición dedicada a la vida y obra de este bañezano, montada con mimo y con los fondos del arquitecto y poeta local Luis P. Carnicero, en la sala Venatia. Este polifacético artista, que se confesó «bibliófilo», realizó, a través de las obras de la época una radiografía de Ferreras, «ese hombre que decide leer la historia de una manera objetiva y al que la historia ha venido a darle la razón», explicó.

«Todavía estamos viviendo de las definiciones de Ferreras»
Comentarios