martes 12.11.2019

Trapiello escribe un oratorio para la Catedral que cantará Encinas

El Auditorio acoge en marzo el estreno mundial de ‘La catedral de cristal’, compuesta por el leonés Igor Escudero.
Trapiello escribe un oratorio para la Catedral que cantará Encinas

Cuando Pedro García Trapiello escuchó en el Teatro Zorrilla el oratorio profano Rayo de luna decidió que León tenía que conocer la música de Igor Escudero, un joven compositor leonés prácticamente desconocido en su tierra. Ambos pensaron en añadir una pieza especial de introducción a la obra, pero acabaron creando una nueva, titulada La catedral de cristal, que nació como ópera y la falta de subvenciones convirtió en oratorio profano.

Después de tres años de trabajo, el Auditorio acogerá el 1 de marzo el estreno mundial de este «oratorio sinfónico», como lo califica el autor del texto.

La obra, producida por el Ateneo Filarmónico, se articula en cuatro tiempos: Tiempo de barro, de piedra, de oro y de plomo, que recorren la historia del templo gótico. «Tres siglos en obras, tres culturas cambiantes y un fragor de artes y osadías están detrás de la Catedral de León, que crece con cuerpo musical en este oratorio donde se superponen los sonidos y estilos como lo hace la escritura en un viejo palimpsesto hasta calar en el alma histórica y en los tiempos de una tierra que nace en barro, crece en piedra, luce en oro y funde en plomo... porque esta es una catedral insolente que quiso rezar en cristal para que viera el cielo la gente...», sería la sinopsis que condensa esta aventura musical. «Son como cuatro movimientos de una gran sinfonía coral. Lo veremos todo en un sólo acto de hora y media», adelanta Escudero.

«Es un poema largo», afirma Trapiello, «en el que intento explicar los cuatro momentos de construcción de la Catedral de León». «El libreto resultó ser una exquisitez, de tanta calidad, que ha sido muy fácil para mí musicalizarlo», cuenta Escudero.

Sin subvenciones

Inicialmente Trapiello y Escudero querían haber estrenado en la Catedral, pero nuevamente la ausencia de financiación les obligó a cambiar de escenario. Luego tuvieron que buscar a la orquesta, al coro y a los solistas. El tenor de Grajal de Campos Ignacio Encinas «se emocionó cuando leyó la partitura», dice Trapiello. El 1 de marzo se subirán al escenario del Auditorio la Sinfónica Odón Alonso, bajo la dirección de Dorel Murgu; el Coro Ángel Barja, dirigido por Aitor Olivares; y los solistas Ignacio Encinas (tenor), Marta Arce (soprano), Alfonso Baruque (bajo) y Conchi Moyano (soprano). Lo más curioso es que cada uno ha tenido que ensayar «por su cuenta». De momento, no se han podido reunir todos; y los ensayos generales durarán sólo tres días (el 22, 23 y 24 de este mes). El objetivo de este singular proyecto musical, que Escudero espera poder llevar a otras ciudades, es «conseguir que una coral aficionada, cantando gregoriano libremente, ad libitum, pueda fusionarse con músicos, cantantes y coreutas profesionales improvisando bajo un patrón orquestal sinfónico. Todo simultáneamente».

Ha sido un camino «tortuoso». Y se lo juegan todo a una carta: si venden 700 entradas, cubren gastos. De momento, ya tienen vendidos prácticamente todos los palcos.

«Era una ciudad soltera, morabita y sotadera, cabildera y menestral, que se soñaba a sí misma y se soñó catedral. Mandó traer arquitectos, picapedreros, canteros de la Galicia cercana y de la Francia medieval… traigan carros, unzan bueyes… presta la piedra Boñar», reza uno de los textos de Trapiello.

Compositor del Neolítico

Escudero es un personaje peculiar, una especie de ‘enciclopedista’ moderno. Ha ejercido como profesor de Historia, Sociales y Ética en varios institutos de Secundaria, ha sido profesor de piano y ha trabajado como arquéologo en el del Valle de Ambrona.

Precisamente, cuando se cumplió el centenario de las excavaciones en ese yacimiento soriano, Escudero compuso la ópera Oci el chamán, ambientada en el Neolítico y estrenada en el enclave prehistórico. También es autor de la ópera Cásina, basada en la comedia de Plauto; Rayo de luna, con texto de la obra homónima de Gustavo Adolfo Bécquer; y ha escrito oratorios, obras corales, piezas de cámara y música para cine y teatro.

El compositor leonés, que ha vivido en el País Vasco y desde hace tres años reside en Valladolid, dirige la Coral Polifónica Almazán, lo que le indujo a ampliar sus estudios de técnica vocal, una perfecta carta de presentación para ingresar en el coro del Teatro Calderón, donde canta como titular en producciones teatrales de ópera y zarzuela.

Destaca Trapiello que Escudero ha realizado un ingente trabajo de investigación musicológica para componer La catedral de cristal y yuxtaponer patrones musicales actuales y antiguos, occidentales y orientales.

Trapiello escribe un oratorio para la Catedral que cantará Encinas
Comentarios