lunes. 27.06.2022

Capitán y uno de los referentes en la plantilla, el base fue sin duda una pieza esencial para que el regreso de León a la élite fuera una realidad.

—Se puede decir que el ascenso puso la guinda a una gran temporada.

—Sin duda. No éramos el equipo con mayor presupuesto, pero sí el que mejor supo jugar sus bazas. La sensación que nos dejó el poder regresar a la ACB fue la de un premio a un trabajo que desde el primer día hasta el último nos implicó a todos. Y todos apartamos nuestro grano de arena.

—Además se logró tras dos eliminatorias muy duras y frente a rivales de la calidad del Palma y el Zaragoza.

—No fue fácil, pero sí merecido. Frente a Palma logramos salir airosos y luego nos tocó el Zaragoza. Fue una eliminatoria en la que íbamos algo más justos a nivel físico pero en los malos momentos fuimos capaces de sacar a relucir nuestra clase y garra. Y además el ascenso se logró en casa ante nuestra a afición. Fue algo maravilloso e inolvidable.

—La lástima es que ya no exista Baloncesto León.

—Es duro pero yo viví en primera persona. Tanto el ascenso como cinco años después el ver como desaparecía. Y con ello el baloncesto de élite en León.

«El ascenso fue el premio al trabajo bien hecho de todos»
Comentarios