martes. 06.12.2022

El Club Río Porma celebra sus jornadas infantiles de iniciación a la pesca

La subida de las temperaturas incide en la mejora de la pesca.
Un pescador con los aparejos para el cangrejo señal.

El tiempo revuelto con temperaturas inusualmente frescas que se viene sucediendo desde el final de la primavera, no ha favorecido la pesca del cangrejo señal. Tampoco lo ha hecho el excesivo caudal y aguas frías que, hasta hace pocos días, arrastraban los ríos y masas de agua en los que está abierta la veda del crustáceo. Ahora, que se ha asentado el tiempo y comienzan a subir levemente las temperaturas, se comienzan a pescar, si bien van saliendo pocos y de buen tamaño. Curiosamente y a diferencia del autóctono que tomaba actividad especialmente en los amaneceres y atardeceres, tanto el rojo como el señal se mueven a todas horas, pero especialmente a pleno sol.

En la temporada que comenzó el uno de junio se han ampliado considerablemente los lugares de pesca, de forma que los aficionados no encuentran dificultades para encontrar un sitio adecuado. El río Cea suele ser mas tempranero, pero cuando comience a apretar el calor, tanto en el Orbigo como en el Porma y el Esla salen muy buenos cangrejos. También en la zona del Bierzo, donde el señal se ha extendido por la práctica totalidad de los ríos lagos y embalses. Recordar que, al tratarse de una especie invasora, no pueden devolverse al agua vivos y que no existe ni cupo ni medida. En todo caso la normativa obliga a sacrificarlos antes de ser transportados. La práctica habitual suele ser «capar» a los cangrejos, práctica consistente en extraer la parte central del final de la cola con lo que morirán en pocos minutos. Con esta medida se intenta que no puedan ser utilizados para repoblar nuevas masas de agua, intentando frenar así su expansión.

El Club Río Porma celebra sus jornadas infantiles de iniciación a la pesca
Comentarios