sábado. 03.12.2022
El futbolista del Sevilla De Jong celebra el segundo gol ante el Betis. RAÚL CARO

La mayor efectividad del Sevilla, que aprovechó sus pocas ocasiones e hizo dos goles, uno en cada parte, le dio el derbi del Benito Villamarín (1-2) ante un Betis que logró empatar antes del descanso y lo intentó otra vez en la segunda pero no supo hacerlo.

 

El conjunto de Julen Lopetegui controló más en la primera y en la segunda, tras el 1-2, fue muy conservador en su juego, lo que le dio el premio de los tres puntos ante un adversario, el que entrena Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’, que no supo aprovecharse de que tuvo más el balón en la recta final.

 

Con este resultado, los sevillistas se agarran a los puestos de privilegio de la tabla, mientras que el Betis no puede dar el tirón desde la zona baja. El entrenador de los verdiblancos, Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’, confió en el mismo once de la semana pasada en el estadio Santiago Bernabéu ante el Real Madrid, donde amarró un importante empate a cero que reforzó la moral del equipo al unirla al triunfo anterior frente al Celta.

 

Pese a que, de entrada, pareció una alineación conservadora con tres centrales mas Marc Bartra incrustado en el centro del campo, los locales salieron con mucho ímpetu hacia el área del ‘eterno rival’.

 

El preparador sevillista, Julen Lopetegui, por su parte, mantuvo la confianza en el extremo Manuel Agudo ‘Nolito’ y en el punta holandés Luuk de Jong, y con ellos su equipo empezó a tomarle el aire al choque también pronto. Precisamente fueron De Jong y Nolito los primeros del partido que tiraron a puerta, aunque sin grandes problemas para el meta Joel Robles.

 

Sí los tuvo el portero madrileño poco después en un tercer intento sevillista con un duro remate desde el interior del área del argentino Lucas Ocampos que no pudo atajar y se convirtió en el 0-1.

 

Acusó el tanto el Betis, que estuvo despistado unos minutos en los que el rival quiso hacer mas daño, pero no duró mucho la desorientación local y pronto se fue a por el meta checo Tomas Vaclík, como con un remate que se le fue alto al francés Nabil Fekir.

 

Según se acercó el descanso, el Sevilla logró tranquilizar el juego para sus intereses y De Jong fue un verdadero incordio entre los centrales para darle juego a los suyos. Pero en esas, Loren Morón, como siempre, fue el que le devolvió la alegría a los béticos cuando el partido moría en su primera mitad y logró el empate.

 

En la segunda, el Betis quiso seguir al rebufo del tanto que logró en los últimos lances de la primera, pero poco después llegó el segundo del Sevilla, obra de De Jong, que tuvo premio a su gran trabajo.

El Villarreal no puede con la magia de Kubo

El Mallorca conquistó la cuarta victoria de la temporada en Son Moix al derrotar 3-1 al Villarreal con goles de Lago Junior y Dani Rodríguez, ambos de penalti, y del japonés Take Kubo. El tanto del conjunto castellonense fue obra de Santi Cazorla, también de penalti. El triunfo mallorquinista, que se une a los conseguidos también en casa ante el Eibar, Espanyol y Real Madrid, le alejan de la zona peligrosa de la tabla. El Villarreal, por su parte, encadena su tercer partido sin ganar y le deja, otra jornada más, sin poder sumar su victoria número 300 en la máxima categoría del fútbol español. Kubo fue una pesadilla para el submarino amarillo.

Ander Capa lidera la remontada del Athletic

Ramón Orosa | Bilbao

Ander Capa, con un espléndido centro a Iker Muniain para empatar el partido y una aún más espectacular volea que significó el 2-1 final, lideró ayer la remontada del Athletic al Levante en el mejor partido ofensivo de los de Gaizka Garitano en lo que va de temporada. El conjunto rojiblanco ya fue claramente mejor que el granota en la primera mitad, pero un tanto de Sergio Postigo en el tiempo extra de ese primer tiempo, aprovechando en el área pequeña un primer cabezazo de Jorge Miramón a saque de córner, le obligó a remontar en el segundo tiempo. Y lo logró en dos tantos con protagonismo de su lateral derecho. 

El Getafe choca contra el muro de Sergio Herrera

J. J. Lahuerta | Madrid

El Getafe no pudo superar el muro construido por Osasuna y ambos equipos firmaron un empate sin goles en el Coliseum Alfonso Pérez en un partido con pocas ocasiones que desbarató el debutante por ‘accidente’ Sergio Herrera. En una semana en la que se ha celebrado el 30 aniversario de la caída del Muro de Berlín, el conjunto navarro hizo honor a la fecha y se atrincheró en el feudo del conjunto azulón, que dominó muchos tramos del partido con escasas ocasiones que no llegaron a buen puerto. Apenas tres, al final, de Jorge Molina y del uruguayo Mauro Arambarri, que salvó Herrera con un par de paradones. 

De Jong manda en el derbi
Comentarios