martes 17/5/22

Ambos equipos mostraron los signos de irregularidad que han tenido en el último período de competición. Cierta desconfianza en el desarrollo de los partidos previos y evidentes carencias que les siguen acompañando en cada partido, por mucho que estos se ganen o no.

En los leoneses volvió a mostrarse un tremendo problema en la defensa de las acciones exteriores del rival. El equipo sigue sin tener amplitud defensiva y a partir de esto los siguientes errores se dan en cadena. La primera parte termino con empate a cero, pero siendo justos esta ausencia de goles en el primer período no fue provocada por una solidez defensiva a la hora de evitar peligros, sino por el gran comportamiento de Dani Sotres o la ausencia de acierto en las finalizaciones locales. Sufrimiento evidente en las entradas de Kijera desde la izquierda con varios centros laterales en aparente comodidad que dieron lugar a varias situaciones de peligro. No fue menor la mala defensa sobre la zona diestra local. Capelete en lado de pie no natural desbordó e hizo mucho daño con las llegadas por línea de fondo buscando el centro o el pase atrás. A ello se sumó el momento en el que el Real Unión adelantó la línea de presión, con ello provocó un juego más directo por parte de la Cultural, y los leoneses perdían una y otra vez segundas jugadas en zonas intermedias que daban lugar a acciones ofensivas rápidas sobre espacios, como los dos mano a mano que tuvo Carlos Bravo tras pase interior.

El gol encajado no pudo ser de otra manera. Desmarque de Carlos Bravo sobre la mencionada zona exterior, recepción casi sin oposición y centro lateral, en el que el equipo no reduce espacios zonales y Elizondo puede hasta controlar dentro del área para colocar el balón en la red.

El Real Unión mostró su gran debilidad, la defensa de transiciones tras pérdida de balón. Fruto de ello la Cultural generó dos ataques en situación de tres contra dos propias de un entrenamiento. En ambas la toma de decisión a la hora de finalizarlas fue deficiente. Primero Solís no encontró una buena opción en Obolskii, dado que el ruso atacaba la portería por la derecha siendo zurdo. Y en la segunda acción, similar, Aarón dudó demasiado y provocó un golpeo inoperante. En lo positivo el equipo leonés volvió a anotar gol a balón parado. Castañeda en un saque de esquina tras un aclarado en la zona alejada del área, anotó de cabeza.

Decisiones erróneas en transiciones
Comentarios