viernes. 27.01.2023
AUNQUE con demasiado retraso, en la Lucha Leonesa es llegada ya la hora de los Clubes. Del protagonismo de los Clubes en la Asamblea General (¿?) y en todos y cada uno de los frentes luchísticos en desarrollo. «La imaginación al poder» fieles a la consigna del mayo'68 francés. El Sentimiento de la L.L., en su doble componente de Leonesidad y de espectáculo como práctica deportiva -superespectacular-, sobrepasa con creces a su actual equipo de gestión. Por más que sea un decir lo de equipo y lo de gestión, tanto de campo como de despacho. Casi como anécdota pero por demás ilustrativa, nos comentaba un aficionado que llevaba varias semanas tratando de conectar con las oficinas federativas para interesarse por la Liga por Equipos, y ni martes ni jueves ni... O sea que hasta sin esa «tecnología punta» del contestador automático. ¡Como para plantearse competiciones invernales! Noviembre/diciembre/enero/febrero... Decadente y declinante en todas sus vertientes. Aletargamiento e inacción, con el agravante de una mentalidad superada por la propia mutación sociológica de los tiempos que corren (y a la velocidad que corren). Hace unos días -martes 26- resaltábamos lo distante de la L.L. oficial de la L.L. real, al tiempo que apremiábamos para «desoficializar» entre todos nuestra Lucha, impulsándola y elevándola por encima de oficialidades. Luchística superación y rebasamiento por elevación sobre «el aluche de la boina» hasta la Lucha Leonesa con proyección de futuro. Así las cosas, se impondría ese relevo demandado desde el silencio cazurro, fiel al estilo más característico del cazurrismo. La imaginación al poder. Al poder operativo y funcional, se entiende. Y ejercido con transparencia y sin secretismo. Renovando, innovando, modernizando y apuntando directamente -sin pudores- al exterminio del rancio chapucerismo aluchero. Para dar paso a una Lucha Leonesa posibilista y con vocación de futuro. Mentalidad futurista para desprenderse del inmovilismo atávico que la atenaza. Acciones a tomar como consecuencia de la inoperancia manifiesta de la Federación y en base a los indicios también manifiestos de algunos Clubes en cuanto a su espíritu evolutivo e innovador. Aporte imaginativo para una L.L. futurista en todos los órdenes. Entre ellos la modorra de la Asamblea y el Debate: ya saben, lo que debiera ser su consiguiente (?) debate asambleario. Sin pretender justificarse con leves retoques a un Reglamento precisado de una revisión a fondo de prácticamente todo su articulado. Sin chapucerismos improvisados a cuenta de veteranos o lo que se tercie sobre la marcha. Apostando por la modernización de esquemas en todos sus parámetros. En el plano estructural y en el competitivo. Que doten a la L.L. de una nueva dimensión, moderna y con expectativas abiertas. Señalar fallos en el enfoque de la cantera, en el arbitraje, en la organización (?) de los corros, en la prevención y atención de lesiones, en la formación de monitores. Y ya no fallos sino inoperancia absoluta en el acceso luchístico al deporte universitario, a las luchas universales y olímpicas (lo más alejado de las folklóricoceltas). En el hasta ahora nulo afrontamiento de esa mejora de imagen, inmersa en la rutina del más de lo mismo. A través de ese debate que venimos propugnando, se propiciaría esa sana y enriquecedora confrontación que inspira la contrastada aseveración de que «de la discusión sale la luz clarificadora». Sería un oprobio para la L.L. seguir languideciendo y arrastrándose sobre el «más de lo mismo». Llegó la hora en que los Clubes corten por su cuenta y corten por lo sano. No se trata de suplantar federativamente, sino de complementar federativamente. Para, entre otras cosas -renovar, modernizar, innovar, impulsar, lavar imagen- atestiguar que otra L.L. es posible. Ya saben, con imaginación y visión de futuro. Lo anterior representa tan sólo un esbozo genérico del cúmulo de uestiones a abordar y que están en la mente de cualquier seguidor Y ya no digamos en el ánimo de los responsables de los Clubes de Lucha. La Lucha Leonesa y su viabilidad... por la vía de los Clubes.

El protagonismo de los clubes
Comentarios