sábado. 28.01.2023
lOS HISPANOS DEFIENDEN SU CORONA

Enemigos íntimos en busca de las medallas

España y Dinamarca, dos selecciones que viven una rivalidad enconada, se enfrentan hoy por las semifinales.

La selección española de balonmano buscará hoy, miércoles (19.00 horas, TDP), ante la de Dinamarca, un puesto en las semifinales del Mundial de Catar en un encuentro que revivirá una rivalidad que se ha convertido en los últimos años en una de las más enconadas del panorama internacional.

Ni la contundente victoria (35-19) del conjunto español sobre los daneses en la final del último Mundial, ni el más intrascendente triunfo (28-31) de los nórdicos en el pasado Europeo parecen haber saldado las numerosas cuentas pendientes que han dejado los recientes duelos entre ambos conjuntos.

Hasta en seis ocasiones se han encontrado españoles y daneses en los últimos cinco años, en Juegos Olímpicos, campeonatos europeos y mundiales, una intensa serie que, hasta ahora, tiene un claro color danés, como confirman los cinco triunfos nórdicos.

Una estadística que no merma la confianza de un equipo español reforzado por la continua mejoría que ha mostrado en este Mundial hasta alcanzar la plenitud en el pasado encuentro de octavos de final, en el que los de Manolo Cadenas desarbolaron con una pasmosa facilidad (28-20) a la siempre correosa Túnez.

La solidez defensiva, que cada vez recuerda más al inexpugnable equipo que logró hace dos años su segunda corona mundial en Barcelona, volverá a ser la pieza sobre la que se sustenten las opciones de victoria de la selección española.

Una defensa que deberá dar todavía un paso más adelante para poder contener al temible ataque danés, que cuenta con un amplio y variado catalogo de recursos, entre los que sobresale el lateral Mikkel Hansen, para no pocos el mejor jugador mundial.

La presencia de Hansen no sólo dota a Dinamarca de una excepcional capacidad de lanzamiento, sino de una claridad ofensiva que acelera, todavía más si cabe, el vertiginoso movimiento de balón de los nórdicos. Esa virtud obligará a España, como advirtió Viran Morros, uno de los pilares defensivos del equipo, a arriesgar para tratar de entorpecer la fluida circulación de balón de la que se nutren los efectivos extremos y pivotes daneses.

Un trabajo defensivo en el que deberán jugar un papel decisivo los guardametas españoles José Manuel Sierra y, sobre todo, el joven Gonzalo Pérez de Vargas, que en su estreno en un Mundial se ha convertido en una de las sensaciones del torneo, como confirma su liderato en la clasificación de mejores porteros.

Si en defensa la selección española deberá rozar la perfección, no menos excelso deberá ser el juego ofensivo de los de Manolo Cadenas, que se medirán a una de las defensas más aguerridas del campeonato.

Los de Manolo Cadenas deberán incidir en el variado juego, con continuos cruces, permutas y desplazamientos, que han desplegado hasta ahora en Doha para hacer llegar el balón a los extremos, donde Valero Rivera y Víctor Tomás se están mostrando casi infalibles.

Esa fórmula también deberá servir para nutrir de balones a Julen Aginagalde, sin duda alguna el mejor pivote ofensivo del mundo, que puede ser una pieza clave para decantar el choque a favor del equipo español.

El lanzamiento exterior corresponde a los laterales Jorge Maqueda y Joan Cañellas, que tendrá ante Dinamarca y su temible portero Niklas Landin su primera gran oportunidad para reclamar el título de mejor jugador del mundo, por el que parece plenamente capacitado para pelear. Quien gane este compromiso tendrá que batirse en semifinales con el ganador del duelo entre Francia y Eslovenia, previsiblemente los galos, verdugos de los Hispanos en no pocas ocasiones.

Enemigos íntimos en busca de las medallas
Comentarios