sábado. 28.01.2023

Hondarribia exhibe el porqué es un grande y agua la fiesta al Acis Sufi

Las de Estrada plantaron cara treinta minutos pero se diluyeron en el periodo definitivo
No pudo ser. El Acis Sufi León vivió anoche su gran fiesta en el Palacio de Deportes y sólo faltó un resultado positivo para completar una jornada histórica para un club modesto. Presencia de cámaras, estreno de pista, numeroso público en un partido de deporte femenino... había mucho ingredientes pero faltó el esencial, un resultado favorable para el Acis Sufi. Y es que en el deporte existe una ley inapelable que dice que David puede sorprender una vez a Goliat y el Acis Sufi ya había quemado su oportunidad allá por el mes de octubre cuando arrancó un triunfo en la cancha del todopoderoso Hondarribia. El equipo vasco no se dejó sorprender de nuevo, aunque tuvo que sudar y mucho para llevarse el triunfo, porque el equipo de Estrada se mantuvo en el partido hasta el último cuarto, cuando desapareció de la pista tras un parcial de 4-14 del rival. Y la que Estrada define como «la jugadora de la liga», la uzbeca Tornokidou destrozó con sus cuarenta años al Acis Sufi con 37 puntos, diez rebotes y siete faltas generadas. De entrada el Hondarribia se puso arriba en los primeros compases del partido porque al equipo de Estrada le costó un poco más empezar a cerrar la defensa y conseguir un ataque exitoso. Dos triples del Hondarribia abrieron esa ventaja de unos siete puntos que marcó la pauta durante más de treinta minutos. El técnico leonés había dado entrada en el quinteto inicial a los dos refuerzos y la pívot belga dejó pronto su puesto a Kühn en la primera rotación. Aún les falta mucho para que su nivel de acoplamiento roce lo necesario. La noticia negativa del periodo fue la segunda falta de Hill que estaba frenando a Tornokidou y que aprovechó la ausencia de la australiana en el segundo cuarto para anotar veinte puntos, lo que reventaba una y otra vez los esfuerzos defensivos locales. El Acis Sufi logró un parcial de 4-0, obra de Kühn, en el último minuto que llevó a la segunda entrega con un esperanzador 17-21. Ese cuarto fue el monólogo de Tornokidou aunque el partido iba a tirones y eso propicio la única ventaja para el Acis (36-34) de todo el partido a cuatro minutos para el descanso, tras dos triples de Boleda y Estela. Pero Hondarribia paró el partido y las cosas volvieron rápidamente a su sitio con los eternos siete puntos de ventaja para Hondarribia. Tras el descanso el retorno a Hill a la pista frenó a Tornokidou que ya sólo sumó cinco y seis puntos en cada uno de los periodos restantes. Pero el Hondarribia tampoco necesitaba anotar mucho porque el ataque del Acis Sufi empezaba a estrellarse con una severa defensa visitante cada vez más acoplada. El marcador avanzaba ahora despacio y el equipo leonés erró tiros libres que le hubiesen otorgado más esperanzas. Al periodo definitivo se llegó con una ventaja del Hondarribia de siete puntos. Era una renta salvable pero a medida que pasaban los minutos se había consolidado para hacer mella en la moral leonesa. Y ahí se acabó el partido. El equipo vasco sumó de entrada un parcial de 4-14 con dos triples de Leire Aramburu. El catálogo defensivo del Acis Sufi, que tanto partido le estaba dando, dejó de dar sus frutos y el Hondarribia volvió a anotar sin piedad. El partido estaba agotado para las de Estrada y perdían balones mientras deambulaban sin rumbo por la pista. El enfado por la permisividad con la intensa defensa del Hondarribia la pagó Lewis en forma de técnica que impulsó aún un poco más el marcador del rival para aún sobre la bocina alcanzar los veinte puntos finales.

Hondarribia exhibe el porqué es un grande y agua la fiesta al Acis Sufi
Comentarios