martes. 05.07.2022
                      El delegado de la Federación, Miguel Fierro, valora la temporada de caza menor en clave positiva. FERNANDO OTERO
El delegado de la Federación, Miguel Fierro, valora la temporada de caza menor en clave positiva. FERNANDO OTERO

La temporada de caza menor toca a su fin. El domingo 23 bajará el telón a tres meses de actividad marcada por los buenos datos de dos de sus piezas estrella, la perdiz y el conejo, y los nubarrones, que ojalá sean pasajeros, han acompañado a la otra, la liebre. Miguel Fierro, delegado de la Federación de Caza en León, hace balance como voz autorizada de una campaña a la que califica de bastante aceptable, tirando a buena.

—Llega la hora de hacer el balance a la temporada. ¿Cómo la definiría?

—Bastante aceptable, diría que buena, salvo en la caso de la liebre. En este caso nos ha sorprendido en clave negativa. Todo lo contrario que la perdiz que en algunos cotos se ha disfrutado bastante bien. Y lo que es más importante, sin tener que repoblarla. Las que se han cazado han sido autóctonas. En el caso del conejo se puede decir que han existido jornadas bastante positivas, teniendo en cuenta el hábitat. Cuando se habla de cierta desigualdad entre unas zonas y otras hay que tener en cuenta que la presencia del conejo o en su caso otras especies, está condicionada por las circunstancia que rodean el terreno y que hacen que sea poblado o no. Y para acabar, la liebre. Es una pena porque hace no mucho su presencia era destacada. Y ahora tenemos que hablar de una crisis que ojalá sea pasajera.

—En el caso de la liebre, ¿cree que este mal momento se puede prolongar para próximos años?

—Nos gustaría creer que no. En su momento ya se pasó mal con la tularemia. Este año por unas causas o por otras también ha sido malo para ella. Pero confiamos que el 2023 venga mejor. Además, la naturaleza tiene sus mecanismos y por eso esperamos que esta situación adversa no dure mucho.

—Aunque sólo lleva unos meses en vigor, ¿como valora a la nueva Ley de Caza?

—Aún estamos en una fase de adaptación, acomodándonos a las novedades. Creo que la adaptación ha sido bastante buena por parte de los cazadores y el resto de actores de esta actividad. Pero el balance tendrá que venir una vez se cumpla el primer año. Es cierto que todo se puede mejorar. Y que también os cazadores y lo que amamos esta actividad cinegética somos los más interesados en que todo salga bien. No hay que olvidar que nosotros somos los que más nos preocupamos porque las especies sigan su curso. A veces cuando escucho que tal actuación es negativa y nos señalan por ello pienso que la gente no sabe que un cazador lo que quiere es respetar a las especies. Un ejemplo se puede ver esta temporada de caza menor en la que dado que la población de liebre es bastante inferior a la esperada los cazadores muchas veces no le tiran cuando la ven con el fin de que puedan mantenerse un número aceptable de ejemplares. Que nadie se crea que un cazador sale exclusivamente a lograr sus trofeos en forma de piezas. Se equivoca. No siempre llegas a casa con piezas y muchas veces, la mayoría diría yo, lo que intentas es disfrutar de tu pasión pero con cautela y sabiendo que existe un equilibrio que es preciso respetar por el bien de todos. La caza además es riqueza para las localidades en las que se practica.

—¿Se puede decir que el 2021 ha sido un buen año para la caza en la provincia?

—Si tengo que dar una nota esta es la de aprobado alto, cerca del notable. Si nos atenemos a la caza menor que es la estrella tenemos que decir que en el caso de la perdiz tenemos que darle una nota alta, al igual que el conejo aunque un poco menos. La liebre ya lo dije antes, es el punto negro. Si luego nos referimos a la caza mayor la situación tampoco difiere mucho. Y ahí está el jabalí que sin duda alguna ha sido otro protagonista destacado. Y como viene siendo habitual en los últimos años, con una presencia importante en cuanto a ejemplares.

—Hablamos ahora de la salud de la caza en León. ¿Se puede considerar buena?

—Si hacemos una valoración global la situación es similar en los últimos años, tanto en el apartado de licencias como en cuanto a especies y desarrollo.

«Salvo la liebre, la temporada de caza ha sido buena»
Comentarios