miércoles. 10.08.2022

Meses de buena pesca en León

La temporada en los ríos no regulados, salvo excepciones, llegó el 31 de julio a su fin con resultados muy positivos El calor de estas fechas ‘obliga’ a pescar al sereno
                      La temporada ha finalizado en los ríos no regulados. En los regulados lo hará el 15 de octubre. MARCIANO
La temporada ha finalizado en los ríos no regulados. En los regulados lo hará el 15 de octubre. MARCIANO

La temporada de pesca en los ríos leoneses cumplimentó una de sus fechas clave el pasado 31 de julio, la del fin de la actividad (salvo excepciones reguladas) en los ríos de montaña. El resto lo hará el 15 de octubre.

Y haciendo un balance que deberá complementarse precisamente dentro de algo más de tres meses, se puede decir que las sensaciones y resultados han sido más que notables, rayando el sobresaliente aunque siempre deben contabilizarse algunas salvedades, en este 2022 más bien pocas.

Y es que por lo visto y comprobado por los amantes de la caña y el sedal, muchos en la provincia, tanto ‘locales’ como foráneos, el resultado apunta a un notable alto, siendo una de las mejores campañas desde hace años. Buena cantidad de truchas y buen tamaño también son datos que justifican esta aseveración. También la modalidad de pesca sin muerte en ríos como Curueño, Torío, Bernesga, Luna u Omaña por citar sólo algunos ejemplos ha conseguido afianzar buenas poblaciones de truchas, llegando incluso en el apafrtado positivo a que los pescadores tengan dudas de a qué zonas de pesca acceder por ser todas ellas bastante aconsejables y de fácil disfrute para su pasión, la pesca.

También hay que tener en cuenta, especialmente en el mes de julio en el que se han sucedido diferentes olas de calor con temperaturas superiores a los 35 grados, que dicha circunstancia también ha afectado, en especial a los aficionados, que han tenido que variar en algunos casos su presencia en los ríos, en este caso de hora pasando a los amaneceres o atardeceres en lo que se denomina como ‘sereno’ para evitar así tener que lidiar con un ambiente a veces demasiado cargado y que en nada beneficia a la salud.

Precisamente en esas horas de menos calor es cuando los peces suelen salir a comer en superficie. Otro dato a tener en cuenta.

En cuanto a los ríos regulados por embalse cuya temporada finalizará el 15 de octubre como el Órbigo (uno de los más demendados por los pescadores), Esla, Porma o Sil el balance es desigual. En estas fechas con los riegos se producen grandes avenidas y las zonas pesqueras quedan poco accesibles con las grandes traída. Esto unido a que el agua que sueltan los pantanos es muy fría supone una inversión del ciclo, o lo que es lo mismo, en lugar de traer poco caudal lo hace, atendiendo a la situación actual del tiempo, más elevado y con agua fría en lugar de templada. LO que supone una cierta dificultad.

En cambio en el tramo final de la temporada la situación se espera que mejore de manera clara con cauces más bajos ya que el riego ha terminado en los ríos regulados, las truchas comen en superficie porque tienen que hacer acopio para el otoño y el invierno.

Todo para lo que queda de temporada en las masas de agua reguladas por los embalses que en el caso de la provincia leonesa son muchas y bastante variadas.

Un tiempo en suma que los amantes de la caña y sedal pueden aprovechar aunque también teniendo en cuenta que es preciso resguardarse del calor, a veces muy elevado, y buscar horas más accesibles y favorables a lo largo de la jornada. Todo es posible.

Meses de buena pesca en León
Comentarios