domingo. 03.07.2022

«No me sentía invencible, sabía que era circunstancial»

«Recuerdo el regreso a León en el autobús... veníamos cantando, algunos de los jugadores bebiendo también, me sentía en un estado de plenitud mental máximo y eso que yo no bebí nada», relata entre risas —con algo de nostalgia— un Manolo Cadenas que acababa de conquistar la Copa del Rey con el club de su vida. «Supuso una alegría inmensa para todo el Ademar. Además, a diferencia de otras competiciones, esa era una competición relámpago».

—Un título que no se antojó nada sencillo...

—Para nada sencillo. Piensa que veníamos de ganar la Liga y esa temporada después nos costó ser competitivos.

—Con Liga y Copa en un abrir y cerrar de ojos, ¿te sentías invencible?

—No, no me sentía invencible, sabía que aquello era algo circunstancial. De aquella ya brillaban equipos como Barcelona, Ciudad Real, Portland y Valladolid. Nosotros estábamos ahí con una competencia enorme.

—Te habían expulsado en semifinales y fue Isidoro Martínez quien tomó las riendas del banquillo en la final. ¿Qué le dijiste?

—Cada uno conocía su rol dentro del equipo perfectamente. Era un Ademar muy sólido y homogéneo.

—¿Fue más emocionante incluso que la Liga?

—Bueno... fue diferente. De los títulos cortos, eso sí, fue el más significativo.

«No me sentía invencible, sabía que era circunstancial»
Comentarios