viernes. 03.02.2023
LA FLOR QUE NACE DE LAS ROCAS

Guardianes del Rompepiedras

Arropada por los Montes Aquilanos, en las rocosas paredes de Sobrado, en el Bierzo, crece la «Petrocoptis grandiflora», más conocida como Rompepiedras, una planta considerada como vulnerable en el Catálogo de Especies Amenazadas y que ha involucrado a agentes medioambientales, escaladores y Junta Vecinal en su estudio, protección y cuidado

Los Montes Aquilanos, situados al sur-sureste de la comarca del Bierzo y que sirven de límite entre las comarcas tradicionales de Valdueza, Bierzo Bajo y La Cabrera, son testigos cada año, de marzo a junio, de la floración de una planta denominada Petrocoptis grandiflora y más conocida como Rompiedras, por crecer en afloramientos rocosos, que está incluida en el Catálogo de Especies Amenazadas con la categoría de «Vulnerable». Una de las zonas donde más se deja ver esta delicada planta de unos 10-30 centímetros de longitud y con flores de color púrpura, es en la localidad de Sobrado, en el Bierzo, concretamente en el afloramiento calizo de Peña Abelleira.

En marzo de 2021 el Servicio Territorial de Medio Ambiente de León recibió un informe remitido desde el proyecto Prioconex 2020 (Priorización para la Conservación ex situ de poblaciones de plantas de alta vulnerabilidad al cambio climático y con incertidumbre taxonómica), en el que se alertaba de que dicha población había sufrido una afección, y que todo indicaba que la causa pudiera ser una escuela de escalada que se había establecido en el lugar.

Ese mismo verano, el Servicio Territorial de Medio Ambiente de León se puso en contacto con los escaladores responsables de la apertura de las vías, así como con los científicos responsables del seguimiento del proyecto Prioconex y con el alcalde pedáneo de Sobrado, para tratar de encontrar una solución de confluencia del uso público, la conservación y el desarrollo rural.

Agentes medioambientales, junta vecinal y escaladores se han unido en un proyecto que busca proteger esta especie, y desarrollar líneas de actuación para seguir desarrollando la actividad sin afectar a su crecimiento

Para los escaladores, poder desarrollar su actividad en un lugar donde crece una especie tan especial como esta supone un valor añadido, pero Medio Ambiente vio necesario tomar medidas para frenar el deterioro y mejorar en lo posible la especie.

La primera medida que se toma es consensuar con la Asociación Galega de Escalada Sostenible el diseño de un cartel explicativo que muestre el endemismo a los escaladores y advierta de su protección legal.

A partir de aquí, desde enero a marzo de 2022 se suceden una serie de visitas de campo en la que personal técnico de la Sección de Espacios Naturales, Flora y Fauna, junto con Agentes Medioambientales de la comarca de Villafranca del Bierzo reconoce las vías establecidas por los escaladores, tratando además de identificar en cuales se ha producido una afección a la planta.

Fue en abril de 2022 tiene lugar la primera reunión conjunta de técnicos, escaladores (representados por la Asociación Galega de Escalada Sostenible y la Federación de Montaña y Escalada de Castilla y Léon) y agentes medioambientales donde se repasa esa revisión conjunta inicial de vías y planta, y se plantea ya el cierre cautelar de algunas de las vías para evitar continuar con la afección.

Un mes más tarde se organiza una jornada entre todos los colectivos implicados (investigadores, escaladores, agentes medioambientales y técnicos) que tiene lugar en la Casa del Parque de Carucedo.

La jornada sirve como intercambio de conocimiento entre todos los participantes, se comparten experiencias similares y se debaten modelos de gestión. Se produce también un punto de partida para un proyecto de colaboración a tres bandas: CSIC, Junta de Castilla y León y colectivos de escalada.

Desde junio de 2022 se vienen tomando fotografías periódicas de la pared que nos permitan determinar las zonas de escorrentía, y poder así escoger los nichos apropiados para implantar la especie.

Además, en noviembre de 2022 se ha completado una revisión de las vías de mayor altura gracias al trabajo del Grupo de Intervención en Altura (GRIA) de los Agentes Medioambientales de la Junta de Castilla y León, quienes han desarrollado una metodología específica de censo para poder realizar un seguimiento de la población y de su grado de afección durante toda la duración del proyecto y años posteriores.

La idea general a largo plazo de la colaboración es que el GRIA de León y los escaladores (a través de Federaciones de Montaña y Escalada de Galicia y de Castilla y León) puedan ayudarnos a implantar en la pared ejemplares de Petrocoptis grandiflora que hayan sido cultivados exsitu (CSIC) a partir de semilla recogida bien en la misma pared, bien en poblaciones aledañas pero siempre previo análisis genéticos que garanticen su compatibilidad.

Guardianes del Rompepiedras
Comentarios