jueves 3/12/20

Los bancos no bajan las hipotecas aunque el euríbor está bajo cero

Las entidades descartan que tengan que pagar a sus clientes pese a que el índice es -0,5%
Anuncio de las hipotecas de una entidad bancaria. FERNANDO OTERO PERANDONES
Anuncio de las hipotecas de una entidad bancaria. FERNANDO OTERO PERANDONES

Hipotecas rompedoras. Así promocionaban algunos bancos los préstamos para que los ciudadanos financiaran la compra de su vivienda en los años de la burbuja inmobiliaria: estaban referenciadas al euríbor y aplicaban un diferencial que llegó a caer en algunos casos a 0,17 puntos, una referencia que hoy no se atisba en las vitrinas de ninguna sucursal. Pero tal y como ocurrió con el estallido de aquella crisis, buena parte de esas hipotecas también han roto las expectativas. Eso sí, las de las entidades: el euríbor lleva camino de seguir cinco años en negativo, las cuentas de la banca se han dado la vuelta y ahora se ven obligados a cobrar únicamente el capital prestado en las cuotas mensuales, sin poder aplicar ni un céntimo en concepto de intereses.

El principal indicador hipotecario utilizado en España está a punto de cerrar octubre con un nuevo mínimo histórico: un interés del -0,45%. Las entidades financieras anticipan otra larga etapa de tipos en mínimos, ante la crisis económica derivada del coronavirus. Y el euríbor —que es en realidad la media del interés que se cobran los bancos por prestarse el dinero en la zona euro— sigue desplomándose.

El hundimiento está provocando que cada vez más hipotecas de aquellas que se vendieron con fórmulas agresivas para captar a los clientes se queden con tipos del 0%. Son todos los créditos comercializados con diferenciales de hasta el 0,5%. Eso sí, siempre que la firma de la hipoteca se haya realizado antes de 2019.

Esa es una fecha clave. Porque desde que en junio del año pasado fue aprobada la nueva ley hipotecaria, se prohíbe expresamente aplicar tipos negativos y, por tanto, deja cerrada cualquier posibilidad de que un cliente pueda exigir al banco que le pague por su crédito al resultar un tipo negativo. Es decir, en las escrituras firmadas desde hace un año y cuatro meses es imposible exigir esa especie de vuelta de tuerca.

La cuestión es si quienes tienen hipotecas de hace más de una década —las que se comercializaron hace más de una década con diferenciales inferiores a los 0,5 puntos— pueden exigir que su entidad les abone esos intereses negativos.

Esta es, en realidad, una cuestión planteada desde que en febrero de 2016 el euríbor comenzó a caer por debajo del 0%. Pero en principio tiene un recorrido corto: la legislación actual no permite tal como está este cambio de papeles en el que el banco pague y el cliente reciba dinero.

Fuentes del sector financiero se muestran «sorprendidos» por cómo se ha vuelto a reactivar la cuestión de recibir dinero por la hipoteca.

«Surge ahora, cuando en Europa no está ocurriendo», apuntan estas fuentes.

En realidad, fue el presidente de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), el español José Manuel Campa, quien apuntó esta posibilidad: «Creo que el reglamento debería aplicarse en general. Si no hay restricciones legales en ningún país o autoridad nacional (...) y [las hipotecas] van a territorio negativo, eso es lo que el contrato establece y lo que debería ser respetado», respondió a una pregunta del eurodiputado de Ciudadanos, Luis Garicano.

Los bancos no bajan las hipotecas aunque el euríbor está bajo cero
Comentarios