miércoles. 10.08.2022

Los empresarios cargan contra un plan de ahorro lanzado «a la desesperada»

Critican que las nuevas medidas del Gobierno lleguen sin consenso
                      Imagen de un escaparate iluminado de León. MARCIANO PÉREZ
Imagen de un escaparate iluminado de León. MARCIANO PÉREZ

Malestar, incertidumbre y, sobre todo, mucha confusión. El plan de ahorro energético aprobado el pasado lunes por el Gobierno ha puesto en pie de guerra al tejido empresarial español.Aunque bares, restaurantes y comercios se muestran de acuerdo con la necesidad de ahorrar energía, critican que las medidas anunciadas —entre las que destaca el límite a las temperaturas, el apagón de los escaparates a partir de las diez de la noche o el cierre de puertas para evitar el derroche energético— se han tomado sin consenso y sin tener en cuenta la diversidad geográfica y climática de España.

Asimismo, critican que supondrá más gasto y trabas para un colectivo, el de los autónomos, que no levanta cabeza desde que hace más de dos años estalló la pandemia. Si durante año y medio largo tuvieron que soportar restricciones debido a la crisis sanitaria, ahora llegan otras distintas procedentes de la guerra de Ucrania.

Y algunas de ellas, opuestas. ¿Se debe ventilar las oficinas, locales y despachos como manda la normativa covid o hay que tener la puerta cerrada para que no se escape el calor o el frío de los establecimientos? Este es uno de los muchos reproches que hace al Gobierno Lorenzo Amor, presidente de ATA, la principal asociación que representa a los autónomos. «¿Qué norma va a prevalecer? ¿Quién va a controlar que esto se cumpla? ¿La policía? ¿La inspección de trabajo?», denuncia el también vicepresidente de la Ceoe, quien considera que estas medidas son «precipitadas». «Veo un plan desde luego muy a la desesperada y estamos en un momento en el que hay que tomar medidas serias con políticas serias», señala Amor.

En su opinión, es «muy difícil» que los negocios se adapten a las exigencias en apenas una semana y más estando en pleno mes de agosto. Advierte que esto impactará «indudablemente» en el colectivo, que aún no se ha recuperado de la pandemia y tendrá que asumir más gastos, más trabas y más trámites burocráticos. Frente a ello, el Gobierno arguye que con su paquete de medidas también se ha puesto en marcha una nueva línea de ayudas de 100 millones de euros para el sector servicios. «Se trata de subvenciones para reducir un 10% el consumo de energía, que estarán vigentes hasta 2024», dicen desde Moncloa. Pero para los empresarios no es suficiente. Desde ATA, Lorenzo Amor apunta que «hay lugares donde con 27 grados se enchufa la calefacción, mientras que otros con 19 grados enchufan el aire acondicionado». También critica que no se haya consensuado previamente con las comunidades autónomas y los diferentes sectores. «Cuando se toman este tipo de medidas no se puede hacer a la ligera ni a la desesperada, se tiene que contar con todas las administraciones», advierte.

En esta misma línea, Eduardo Zamácola, presidente de la patronal del textil, mostró su malestar por el límite a la temperatura, que «no tienen ningún sentido» y causará «incomodidad» a los clientes. «Y lo que es peorprovocarán que «las condiciones de trabajo de los empleados estén por debajo de los estándares de calidad». Además, considera que el apagón nocturno de escaparates generará «un efecto doblemente perverso», puesto que los comercios perderán su «principal herramienta».

Los empresarios cargan contra un plan de ahorro lanzado «a la desesperada»
Comentarios