sábado 29/1/22

Es, según coincide todo el sector agrario. el colectivo que peor lo está pasando dentro de la crisis generalizada que viven. Los ganaderos de leche están «con el agua el cuello», alertan desde la organización UPA. Según sus cálculos, en una explotación de 100 vacas de ordeño sus principales costes se han disparado un 123% de media en la última campaña, lo que supone 41.800 euros más.

Lo peor ha sido la subida de la factura eléctrica (159% más en su caso), necesaria para el ordeño y la refrigeración de la leche. El pienso (un 120% más caro) y el gasóleo (145%) tampoco dan respiro. Por contra, el precio que reciben por su producto solo subió un 3% el último año hasta situarse en un promedio de 0,342 euros por litro -varias regiones apenas superan los 0,32 y en la UE son 0,385 euros de media-, cuando los ganaderos estiman que por debajo de 0,40 euros no cubrirían costes de producción.

Ello conllevaría que en los lineales de supermercados y grandes superficies el precio por litro para el consumidor final debería rebasar los 0,70 céntimos, conforme al estudio de costes realizado por el Observatorio de la Cadena Alimentaria. Los ganaderos denuncian que en algunas marcas se puede comprar a 0,60 céntimos. «No se le da el valor que tiene la leche -claman- y ya es casi más barata que el agua».

Otra de sus quejas es la discriminación respecto a otros países. La demanda española de leche supera a la oferta -pese a subir la producción de 7,12 millones de toneladas hace cuatro años a 7,41 en 2020 con 6.000 productores menos en seis años- y por eso hay que importar, sobre todo de Francia. Pero a sus ganaderos les pagan más: unos 0,45 euros.

Los grupos Lactalis y Capsa son los más criticados por el sector ganadero, que incluso se ha planteado un «boicot público» a sus marcas (Larsa, President, Puleva y Ram, entre otras). El Gobierno pide a la industria láctea que «actualice» sus precios, pero ésta alega que la ley impide un pacto.

Los ganaderos de leche plantean un boicot público a algunas marcas
Comentarios