miércoles 5/8/20

La pandemia dispara las compras online pero no desbanca a tiendas

Tres de cada diez españoles ya hace lo hace por internet, un 7% más que el año pasado
Una joven hace una compra online en un supermercado. ECOMMERCE
Una joven hace una compra online en un supermercado. ECOMMERCE

Los españoles cada vez tienen menos miedo a hacer su compra por internet. La tendencia era ascendente en los últimos años, pero el confinamiento vivido en los últimos meses ha acelerado los datos. La venta de alimentación por internet ha crecido un 7% desde 2019 y ya opta por esta vía el 30,8% de los consumidores, aunque la gran mayoría (concretamente el 88,6% de ellos) compatibiliza este sistema con las visitas a las tiendas físicas.

La cuarta edición del estudio del Observatorio para la Evolución del Comercio Electrónico en Alimentación elaborado por Asedas (Asociación Española de Distribuidores de Autoservicio y Supermercados) revela que en el último año ha crecido de un 2,1% a un 3,5% el porcentaje de españoles que solo compran online. Los ‘mixtos’ -compran tanto en tiendas físicas como por internet- ha crecido del 22,3% de 2019 al 27,5% este año.

El confinamiento ha conseguido que muchos de los que afirmaban no haber tenido nunca contacto con la compra online en su supermercado hayan tenido que hacerlo, por lo que el número de personas que no prueban la web ha caído del 77% al 69%.

«El Covid ha llevado nuevos compradores al canal online y muchos de ellos se quedarán», explican los autores del estudio.

El análisis llevado a cabo en colaboración con la Universidad Autónoma y la Universidad Complutense de Madrid revela que el perfil más habitual de compra por internet es el de una mujer de unos 40 años con unos ingresos medios de 1.500 euros. En general, los que más compran por internet suele ser el grupo poblacional con rentas más altas, aunque se da la sorpresa de que los clientes con ingresos inferiores a 500 euros -sobre todo estudiantes jóvenes- muestran mayor predisposición hacia este canal que los de ingresos ligeramente superiores.

Los que más gastan al año en alimentación son aquellos clientes que compran a través de ambos canales, con una media de 4.762 euros anuales, frente a los 3.399 euros de los que solo compran online y los 3.151 de los que solo van al supermercado físico. Los autores del estudio explicaron que esta gran diferencia entre el consumidor mixto y el físico se debe a que el primero «disfruta más llenando el carrito», por lo que realiza más actos de compra y con pedidos más grandes.

La pandemia dispara las compras online pero no desbanca a tiendas