viernes. 01.07.2022

Las cifras de la tragedia que sacude a la sociedad no permiten mirar hacia otro lado: 43 mujeres fueron asesinadas por sus parejas o exparejas en España en 2021. Una de ellas, Paula, en Mansilla de las Mulas. La madrugada del 19 de abril su exnovio irrumpió en su casa, la golpeó en la cabeza, la amenazó y la apuñaló al darle la espalda. El hombre, de 28 años, ya había entrado al domicilio con anterioridad tirando la puerta. Este tipo de violencia generó en León 7.500 llamadas de socorro por la convivencia más prolongada entre maltratador y víctima y 2,5 denuncias de media diaria, según la estadística de la Plataforma de Violencia Machista de León.

Cada caso es único y cada vida arrebatada debe comprometer activamente a mujeres y hombres contra el goteo lacerante de muertes. La serie histórica que inició la cuenta de estos cruentos asesinatos en 2003 y que acumula 1.118 víctimas en el país (14 de ellas en León) ha mejorado, sin que haya lugar a un excesivo optimismo. De hecho, tuvo que llegar una pandemia para que la tendencia creciente de cadáveres machistas se rompiera en 2020 por efecto de las restricciones a la movilidad derivadas del covid. Así, 2021 se cerró como el año con menos asesinatos en el seno de la pareja.

Curiosamente, aunque con la pandemia se redujeron en el conjunto de España las órdenes y medidas de protección, en León se produjo un incremento importante del 30%, con un promedio de casi una orden de protección cada día, según revela la estadística de la Plataforma. También se condenó a un hombre cada tres días de media en la provincia por violencia de género y nueve de cada diez enjuiciados reciben una condena judicial. Otro dato que maneja la organización contra la Violencia Machista y que llama la atención es el incremento de los delitos contra la libertad sexual en León, ya que abusos o agresiones sexuales generan un caso cada cinco días.

Por otro lado, la mitad de los casos activos de violencia de género se catalogan como riesgo apreciable y no disponen de protección oficial. En León se contabiliza un caso de riesgo alto y 317 de medio o bajo en el sistema Viogen, que incluye dispositivos electrónicos de seguimiento. También se ha notado un aumento de las usuarias del servicio telefónico y de telelocalización Atenpro para protección de víctimas de violencia de género.

El movimiento feminista ha conseguido poner la brecha salarial y los techos de hormigón en primer término y evidenciar que la crisis demográfica no tendrá arreglo mientras se crea que el cuidado de niños, ancianos y enfermos viene de serie y gratis en el código genético de las mujeres. La violencia, sin embargo, sigue estando presente.

Muchas mujeres no denuncian porque temen por ellas y por sus hijos, porque no son conscientes del peligro, porque no confían en la justicia o porque ignoran adónde o a quién acudir. Las instituciones implicadas en prevenir y conjurar esta lacra llevan años buscando caminos alternativos para llegar hasta ellas antes de que sea demasiado tarde.

Esas mujeres acuden al médico porque suelen tener dolencias relacionadas con el maltrato, puede que sus hijos tengan algún comportamiento que llame la atención en sus colegios, tienen gente alrededor que puede dar el paso por ellas, pero las denuncias de allegados se sitúan en un porcentaje aún muy bajo del 2%.

León registra una condena por violencia de género cada tres días
Comentarios