martes. 05.07.2022
Resultados, municipio a municipio

La UPL revienta León y su alfoz, el PSOE resiste en el Bierzo y el PP se atrinchera

El voto urbano multiplica el auge de los leonesistas, que ganan en 40 municipios, mientras los socialistas pierden 30 y los populares se agarran a sus feudos históricos

Al mapa de León le ha cambiado la cara en dos años y medio. Las urnas han teñido de color púrpura todo el espacio que crece alrededor de la capital hasta conformar una conurbación leonesista en la que la UPL ha cimentado su gran crecimiento.

La bandera de la formación, que no tenía más que nueve ayuntamientos en los que había vencido en las anteriores elecciones autonómicas, luce ahora en el mástil de 40 municipios: 19 arrebatados al PSOE, 10 ganados al PP y uno a Cs, a los que se añade otro en el que habían empatado antes.

La explosión de la UPL altera un plano provincial en el que los socialistas se agarran al Bierzo para atenuar el descalabro. No pierden ahí plazas importantes como Ponferrada, donde obtienen uno de sus mejores resultados, Bembibre, Camponaraya, Fabero o Igueña, además de otros fuera de la comarca como Hospital de Órbigo, La Pola de Gordón, Villablino o Valencia de Don Juan, aunque con menor margen que antes. El rojo se mantiene de en la montaña occidental.

Pero el PSOE se deja atrás en este tiempo 30 ayuntamientos en los que había ganado en las autonómicas anteriores, muestra de los 28.264 votos evaporados, loo que no evita que sean el partido más votado en la provincia.

El saldo de la formación mantiene tan sólo 65 feudos de dominio. Pero más allá de la cantidad, la merma se aprecia más de forma cualitativa por el tamaño de los municipios perdidos: León, San Andrés del Rabanedo, Villaquilambre, Sariegos, Valdefresno, Onzonilla, Santovenia de la Valdoncina, Cuadros o Chozas de Abajo, todos ellos en el área de influencia urbana de la capital, que pasan a manos de los leonesistas.

La fagocitación no se queda ahí. La mancha abarca además a cabeceras de comarca tan importantes como Cistierna, localidad natal del líder leonesista, Luis Mariano Santos, que desbanca el dominio que hasta ejercía el diputado provincial y vicepresidente de la Diputación, Nicanor Sen.

Más allá el magenta se prolonga en la montaña oriental por Maraña y Boca de Huérgano, también socialistas hasta ahora, y Acebedo. En este municipio, el triunfo de la UPL apunta un síntoma.

En las anteriores autonómicas, Cs apuntó en esta plaza su única victoria en la provincia, al rebufo de la mayoría de su alcalde, Isidoro Díez, a quien fichó en 2015, después de que se fuera de las filas leonesistas tras perder la pugna por la Presidencia frente al equipo de Eduardo López Sendino. Pero en esta ocasión, la formación naranja no sacó ni un solo voto.

El PP cierra con sólo 3 ayuntamientos menos con respecto a 2019: 99 frente a 103, con intercambios que hacen que ganen 15 municipios que antes eran del PSOE y a su vez cedan 7 a los socialistas.

La cuenta no evita que pierdan 15.259 votos. Aunque en la lista de pérdidas aparecen municipios históricos como Valdepiélago o relevantes como Valverde de la Virgen, que pasan a UPL, los populares se agarran a sus pequeños feudos para mantener su dominio territorial, sobre todo en la mitad sur de la provincia.

La subida de Vox, que ganó 23.578 votos en total en la provincia, no se traduce por ahora en un gran dominio en municipios. La formación de Abascal triunfa en Los Barrios de Luna, donde ya había puesto la pica en las generales, en Mansilla Mayor, el pueblo gobernado por el diputado socialista Pablo López Presa, y en Santa María de Ordás, también del PSOE.

 

La UPL revienta León y su alfoz, el PSOE resiste en el Bierzo y el PP se atrinchera
Comentarios