viernes 20/5/22

La reticencia de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, a contar con Ciudadanos para convalidar en el Congreso la reforma laboral, no ha hecho que el partido de Inés Arrimadas ceje en su empeño de mostrar su apoyo a un texto consensuado por todos los agentes sociales. Los liberales volvieron este martes a tender la mano al Ejecutivo para sacar adelante con sus votos la nueva legislación si se respeta en su integridad, «sin tocar ni una coma», como exige la patronal. El vicesecretario general de Ciudadanos, Edmundo Bal, apeló al «sentido de Estado» de su grupo para votar a favor del decreto ley y que el Gobierno «no tenga que ceder al chantaje» de sus aliados del PNV, Esquerra y EH Bildu, que siguen inamovibles en sus reclamaciones. En las filas naranjas temen que una negociación a cara de perro con independentistas y nacionalistas «empeore» la reforma que finalmente salga del Congreso e incluso comprometa la llegada de más fondos procedentes de Bruselas. «Si ceden al chantaje -avisó Bal-, Europa va a poner el grito en el cielo».

«Poco ambiciosa»

Los liberales creen que la reforma del Gobierno de Pedro Sánchez es «poco ambiciosa» e incluso va «en dirección contraria» de lo que Ciudadanos defiende, pero incluye asuntos como la simplificación de contratos o la eliminación a la burocracia que son «exactos» a su propuesta lo que facilita su respaldo.

En la dirección naranja lamentan que en la Moncloa no hayan descolgado aún el teléfono para cerrar una reunión. Yolanda Díaz ha primado la negociación con los socios habituales. El plazo para la convalidación del decreto de reforma vence el 7 de febrero y el ‘modus operandi’ habitual del Gobierno es apurar los plazos para negociar a contrarreloj a última hora. «Ellos verán cuándo quieren llamar y a quién quieren llamar», dijo Bal, tras recordar que la presión recae en las espaldas del Ejecutivo.

Cs apoyará a reforma laboral si no se toca «ni una coma»
Comentarios