viernes. 12.08.2022

Yolanda Díaz dejó ayer a un lado su cargo como vicepresidenta del Gobierno, volvió a sacar la libreta y tomó nota de las sugerencias y preocupaciones de un grupo de jóvenes en su primera «escucha» desde que lanzó Sumar, la marca con la que espera estar de gira los seis próximos meses. La temática que centró el acto, que celebró en la sede de la cooperativa energética Ecooo, en el madrileño barrio de Lavapiés, era la crisis climática. Y eligió un buen día para evidenciarla, la capital superaba los 40 grados en otra jornada calurosa.

A diferencia del viernes anterior, la vicepresidenta optó por un formato más pequeño y reducido. «Esta vez voy a callar y a escuchar», les dijo.

La vicepresidenta parece haber dejado aparcadas las tensiones con el PSOE tras el anuncio de Pedro Sánchez a los últimos rifirrafes por el aumento del gato militar. Confió en que el Gobierno «tiene mucho horizonte por delante» y va a tomar «todas las medidas necesarias» para proteger a la ciudadanía, ante los altos niveles de inflación.

Díaz promete «las medidas que hagan falta» contra la inflación