sábado 28/5/22

El Consejo de Ministros aprobó hace un mes el real decreto-ley de medidas para paliar los efectos económicos derivados de la guerra de Ucrania, con la subvención a los carburantes o la prórroga a la rebaja del IVA de la factura de la luz. Nada hacía presagiar entonces que ese decreto estaría pendiente de un hilo en el momento de su validación en el Congreso después de que algunos socios de Gobierno hayan puesto sus votos en cuarentena a la espera de más explicaciones por el ‘caso Pegasus’ de espionaje.

Las consecuencias del rechazo parlamentario al plan anticrisis serán directas en el ciudadano: este mismo viernes dejaría de aplicarse la bonificación de 20 céntimos por litro en las gasolineras, se recompondrían los recargos de la factura eléctrica para elevarlos como estaban antes del 31 de marzo y los propietarios de viviendas podrán subir el IPC a sus inquilinos sin el tope del 2% incluido en el plan, entre otras medidas.

Fuentes gubernamentales explican que esto no implicará que haya que devolver el dinero bonificado desde el 1 de abril, pero sí que dejarían de aplicarse este mismo viernes toda esta batería de medidas de ayuda que entraron en vigor hace casi un mes. Es decir, que ni los ciudadanos ni las gasolineras —en el caso de la bonificación a los carburantes— tendrían que hacer frente a ningún pago por haber recibido estas ayudas durante el mes de abril, pero dejarían de inyectar la subvención de inmediato. Además, confirman que el único plan que maneja el Gobierno es que salga adelante el real decreto y que por ello no están trabajando en ningún plan de urgencia para solventarlo. El Ejecutivo no se plantea ningún otro escenario, reconocen desde el Ministerio de Hacienda. Por ello, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, pidió este miércoles a la oposición que no «castigue» a los ciudadanos en la votación del jueves y no haga recaer sobre ellos las responsabilidades del espionaje.

La gasolina y la luz se encarecerán si decae el plan anticrisis