lunes. 08.08.2022

En Moncloa cruzan los dedos para que el destino les evite tener que mojarse (y quemarse) con la tramitación de un hipotético indulto a José Antonio Griñán en vísperas de las elecciones municipales de mayo de 2023 o de los comicios generales que se celebrarán a finales del próximo año si no hay adelanto. El Gobierno, y a la espera de conocer el texto de la sentencia del Supremo que ha confirmando los seis años de cárcel por los ERE para el expresidente de la Junta y del PSOE, da por seguro que solo el nuevo Tribunal Constitucional de mayoría progresista que se constituirá, salvo sorpresa, en septiembre podría librar a Pedro Sánchez de la patata caliente del posible perdón al exjefe de Ejecutivo autonómico por un delito de corrupción. El análisis del Gobierno se basa en la propia estrategia ya desvelada por el abogado de Griñán. José María Calero ha anunciado que piensa poner toda la carne en el asador para intentar salvar a su cliente de la cárcel. El primer paso será presentar un incidente de nulidad ante el propio Supremo en cuanto este publique el fallo. Pero en medios judiciales ya avisan de que es harto improbable que el tribunal acepte rectificarse a sí mismo, admitir que ha violado derechos fundamentales o que ha incurrido en una serie de defectos formales que causen indefensión.

En realidad, el incidente de nulidad será solo un trámite para agotar las vías ordinarias y poder recurrir en amparo al Constitucional. En ese momento, Griñán podrá pedir a la corte de garantías que, además de admitir su amparo, suspenda de forma cautelar su ingreso en prisión a la espera de resolver el recurso. Esa petición, según los cálculos se hacen en diversos medios judiciales, se podría producir ya bien entrado el otoño, dado que el Supremo suele tomarse unas semanas para resolver los incidentes. Y luego, además, la defensa tiene 30 días para dirigirse al Constitucional. Los plazos no son baladíes en este caso. Para ese momento, con toda probabilidad, en el Constitucional habrá una mayoría progresista de siete vocales frente a cinco.

Griñán confía en que el nuevo TC progresista le libre de la cárcel
Comentarios