viernes 21/1/22

El Tribunal Constitucional cerró ayer filas con el juez del Supremo, Pablo Llarena, y avaló la vigencia de las órdenes de detención nacionales, europeas e internacionales dictadas contra el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. La decisión del Constitucional, adoptada por unanimidad, llegó un día después de que la justicia italiana, a través del tribunal de Sassari (Cerdeña), suspendiera el proceso de extradición del dirigente nacionalista. Le dejó libre a la espera de que los tribunales europeos emitan su veredicto sobre la inmunidad del expresidente por su condición de eurodiputado y sobre una cuestión prejudicial planteada por el propio Llarena, que pidió al Tribunal de Justicia de la UE que fije los motivos por los que se pueden emitir y rechazar las euroórdenes. Hasta la fecha, la justicia de Bélgica, Alemania o Italia no han accedido a extraditar a Puigdemont.

El juez declara vigentes las euroórdenes contra Puigdemont