miércoles. 17.08.2022

«Este domingo hablaré, claro que hablaré, para que nadie pueda blanquear el terrorismo». Marimar Blanco dejó claro ayer en el homenaje que el PP tributó en Ermua a su hermano Miguel Ángel, secuestrado y asesinado por ETA hace 25 años, que aunque «se ha intentado silenciar la voz de las víctimas», al excluir en principio su intervención del gran acto institucional que se celebra hoy en su localidad natal con la presencia del rey y del presidente del Gobierno, «no lo han conseguido».

«La voz de los inocentes es más fuerte que cualquier interés partidista», proclamó la también diputada del PP en la Asamblea de Madrid.

Y con esa voz y esa legitimidad que defendió para pronunciarse, la exparlamentaria vasca apeló directamente a Pedro Sánchez para que sea «valiente» y aproveche su intervención en el polideportivo que lleva el nombre de su hermano para «romper» con EH Bildu. De hecho, Blanco, que reconoció que el de ayer fue un día emocionante pero especialmente «duro» para ella, lamentó que, un cuarto de siglo después, quede «muy poco» del ‘espíritu de Ermua’, la rebelión cívica contra el terror que espontáneamente nació tras el secuestro y asesinato del joven edil.

Blanco se preguntó «cómo es posible» que Sánchez no sea consciente de que «cualquier negociación con EH Bildu se convierte en un insulto a las víctimas, a su memoria y su dignidad».

«No podemos olvidar que ahora serán legales pero mantienen una trayectoria manchada de sangre imborrable», subrayó Marimar Blanco, que lamentó que la formación de Arnaldo Otegi sea «determinante» para la gobernabilidad de España, que se siga homenajeando a etarras y tratándoles como «héroes», que haya jóvenes todavía hoy que «legitiman» a ETA o que el PNV se haya negado a dedicar una calle de Vitoria a la memoria de su hermano.

«De nada vale hablar un día», dijo en referencia al acto de Estado de este domingo, «y después guardar un humillante silencio».

Blanco insistió en que «no pueden reescribir nuestra historia quienes más hicieron para destruirla» ni es posible olvidar que «hubo un tiempo en el que mantuvimos la dignidad por encima del miedo». Por eso, confió en que «lo primero» que haga Alberto Núñez Feijóo «cuando llegue a La Moncloa» sea derogar la ley de Memoria Democrática y recuperar el espíritu de unidad de hace 25 años.

Marimar Blanco pide «valentía» a Sánchez para romper con Otegi
Comentarios