domingo 19/9/21

La negativa de Torra a convocar elecciones las aplazaría al mes de febrero

Puigdemont y Torra han preferido dejar la legislatura en manos del Supremo. Un nuevo mártir y más épica en la ya cargada olla a a presión de la política catalana. El presidente aún podría convocar elecciones en el intervalo de tiempo que habrá entre que se conozca la sentencia y su ejecución efectiva. Si el dirigente nacionalista no mueve un dedo, empezará un largo periodo de inestabilidad, que podría prolongarse hasta febrero o marzo. El dilema es más o menos este: 54 días o 124. Tras el cese del president, asumiría el mando Aragonès como presidente interino. Aunque no se descartan cambios en el Govern para evitar este extremo. Desde la oposición piden al jefe del Ejecutivo que no se atrinchere en el Palau porque de una tacada Cataluña podría pasar a tener tres presidentes a la vez y ninguno a todos los efectos: Aragonès, Torra y Puigdemont.

La negativa de Torra a convocar elecciones las aplazaría al mes de febrero