martes 22.10.2019

Ofelia y los microrrelatos

lady ofelia y otros microrrelatos Atilano Sevillano Amarante, Salamanca, 2015. 216 páginas
Ofelia y los microrrelatos

Tal vez resulte excesivamente extensa la dimensión de estos microrrelatos, pero los capítulos en los que el autor los agrupa y el espacio que les dedica lo justifican. No hay que olvidar que la obra responde a una minuciosa progresión literaria, rematada en ese capítulo V, Variaciones y otras brevedades. Muy interesante resulta igualmente el título, Lady Ofelia, nombre mítico, cargado de connotaciones culturales. Ofelia es nombre de origen y tradición griegos, que significa aproximadamente «la que socorre a los demás». Esa apreciación onomástica de Ofelia le permite al autor adentrase con frecuencia (especialmente en el apartado Dioses y mitos) en este campo de la irrealidad. El inicio de la lectura y el comienzo de lo real ofrece Génesis, de curiosos ecos de misterio, como en el segundo Teodicea. Entre las imágenes de este apartado, surge el nombre de Lilith, inevitable referencia a la antigüedad clásica. El segundo apartado nos introduce en el verdadero campo, De la literatura, cuyos microrrelatos finalizan con la belleza de El palabrista, jugando lógicamente con la belleza de la palabra. La vida en prosa constituye el tercer bloque y se inicia también con un trabajo muy bello, Una sola lágrima que «habían visto deslizarse por aquel rostro impenetrable». Del atractivo de Cotidianeidad y Caligrafía, en el apartado IV, De varia ficción, el lector pasa al bloque V, de Variaciones y otras brevedades, con ejemplos de recursos literarios originales. Contactos II es una buena muestra: «Chico busca chica que sepa leer y escribir cuentos. Se ofrece diecisiete palabras y un final abierto». Relato muy sugestivo y breve, empañado si acaso por ese singular «se ofrece».

Aunque como medio de economía lingüística, ahí tenemos Escritor I, todo un hallazgo: «Aquel escritor tenía fama de raro y extravagante. Escribía sus textos a base de palabras borradas y tachadas».

Ofelia y los microrrelatos
Más en esta seccion
Comentarios