jueves. 11.08.2022
INNOVA

El leonés que metió los naipes en el ordenador

Guillermo Vega crea juegos de cartas y mesa para ordenador, móviles y tabletas. Su padre lo retó y él ganó. Creó para él un juego de cartas para ordenador que le permitía matar las tardes que no había partida en el bar. Es el gran divertimento, y negocio, de este doctor-ingeniero de telecomunicaciones experto en big data y web semántica en la Universidad de Oslo.

Está detrás de Producciones Don Naipe, un proyecto de juegos para dispositivos móviles. Es el leonés Guillermo Vega Gorgojo. Y Don Naipe una especie de divertimento personal para este doctor ingeniero de telecomunicaciones e investigador postdoctoral en la Universidad de Oslo, la mayor y más prestigiosa universidad en Noruega y una de las cien mejores del mundo, en donde trabaja en big data, web semántica, datos abiertos, sistemas de búsqueda e interacción hombre-máquina, con decenas de publicaciones internacionales en su brillante currículum.

Sorprende que dedique tiempo a crear los tradicionales juegos de mesa para iPhone, Android y web. A él, no tanto.

«El germen viene de la afición a las cartas de mi padre», explica.

«Todos los fines de semana juega la partida en el bar del pueblo y entre semana jugaba a un juego de tute en el ordenador de casa. Mi padre solía quejarse de lo mala que era la inteligencia artificial de ese juego y me retaba a que hiciera uno mejor», recuerda.

Aceptó el reto y desarrolló un juego de tute que instaló en el ordenador de casa.

«A mi padre le gustó y sustituyó el otro juego por el mío», cuenta. Primer éxito. En esto de las cartas, claro, porque en su carrera ya lo había demostrado

De León, donde nació, viven sus padres, estudió en el instituto Padre Isla y conserva buenos amigos, a Valladolid, donde estudió la carrera. Luego a Madrid y Oslo.

«Estaba buscando un cambio de aires y vi una oferta de trabajo en la Universidad de Oslo que encajaba con mi experiencia profesional. Hice unas entrevistas, recibí una oferta y, tras pensarlo mucho, la acepté. Llevo ya dos años aquí y estoy muy contento, aunque la tierra tira y se echan de menos unas cuantas cosas», explica.

Allí ha seguido con su afición.

Hace juegos de cartas tradicionales de baraja española: tute, mus, pocha, julepe…. Y últimamente hasta se ha atrevido con otros juegos de mesa como el dominó en parejas y el parchís. Pueden jugarse en teléfono móviles y tabletas Android en Google Play, así como para iPhones y iPads en el App Store. Y ha creado una web, donnaipe.com, donde se puede encontrar toda la información de sus juegos, incluyendo los enlaces de descarga.

El invierno en Oslo es largo y oscuro. Brinda la oportunidad de jugar y pensar. Guillermo Vega lo ha aprovechado muy bien.

«Estaba interesado en las plataformas móviles, en concreto, Android, y se me ocurrió utilizar mi juego de tute para probar la plataforma. Una vez que el juego estuvo listo, lo lancé en Google Play con el nombre de Tute a Cuatro. El juego ha tenido bastante aceptación, así que he continuado mejorándolo y sacando nuevos juegos», resume.

Quizá después del Tute, el Mus es la estrella de sus aplicaciones. Incluye el Torneo de mus de Don Naipe, inteligencia artificial mejorada, se graba la última partida, tienen pistas visuales de quién es mano y de quién corta el mus, tiene un tutorial con las señas, controles de volumen de sonido activados, multitud de pequeñas mejoras que ha introduciendo y hasta hace callar al compañero si es un bocazas. Como en la vida misma. Lo más parecido a la partida de un bar.

Su última incursión ha sido en los juegos de tablero. Empezando por el parchís.

El juego incluye nueve avatares para los jugadores y muchas frases del parchís que se presentan en los momentos del juego.

«Estoy contento con el resultado, que creo se asemeja bastante al de una partida con amigos en un tablero físico», dice Guillermo Vega Gorgojo.

«Permite jugar a varios humanos en el mismo dispositivo», explica con humor este experto en interacciones hombre-máquina.

«Esta opción resulta especialmente interesante con tabletas. Hay bots para el resto de jugadores y con tres niveles de inteligencia artificial, con lo que puede ajustarse bastante bien la dificultad de la partida. En el nivel más bajo los bots juegan de manera básica. De hecho, algunas veces se les pasa comer las fichas de los adversarios. En el nivel más alto los bots juegan muy bien y supone todo un reto ganar».

Sobre cómo parar el dado hay solución. «Tiene esta opción, una ayuda para los jugadores humanos y permite detenerlo pulsando en la pantalla. El dado gira rápido así que hay que hacerlo en el momento adecuado. Si eres hábil podrás manejar la suerte a tu favor», cuenta.

Ha incorporado otro clásico de la partida con amigos a la hora del café en el bar, el dominó y el dominó en parejas, dedicado a su abuelo Pepe, que le enseñó el arte de este juego. Y ha creado el juego del Rápido.

«Se trata de un juego muy diferente a los anteriores que he hecho, en el que dos jugadores compiten para deshacerse de su cartas lo más rápido posible. Los jugadores no toman turnos, por lo que la rapidez y reflejos son claves para ganar al oponente. En cada ronda, los jugadores juegan las cartas en su mano para reducir las cartas de su montón. Tras sucesivas rondas, gana el jugador que se deshaga de todas sus cartas», narra.

Tiene algo especial. «Por primera vez en mis juegos la disposición del juego es vertical en vez de apaisada. He puesto mucho cuidado en que la interacción hombre-máquina sea fluida, aprovechando las capacidades de las pantallas táctiles. De hecho, he probado el juego utilizando el ratón en el emulador de Android y resulta bastante menos divertido», cuenta.

Ahora que se acerca otro invierno, quiere poner al día su catálogo de iOS. «Está un poco retrasado respecto al de Android», cuenta.

«También espero sacar versiones en red de algunos de mis juegos, especialmente del mus ya que mis usuarios me lo están pidiendo continuamente. Lamentablemente no puedo dedicar a Don Naipe todo el tiempo que me gustaría, por lo que tengo una cola de tareas por hacer bastante importante. Al ritmo actual necesitaría unos dos años para completar todas las tareas que tengo apuntadas. Más adelante ya veremos».

Entre su trabajo en la Universidad y la plataforma Don Naipe le queda poco tiempo para darse cuenta de la dureza del invierno en Oslo. Y lanza algún chascarrillo sobre la opinión de la señora Don Naipe sobre su afición. La que le transmitió su padre y su abuelo Pepe cuando las redes sociales e Internet eran impensables y, a falta de partida en el bar, la mesa del salón acogía interminables tardes de solitarios. No hace tanto tiempo. Ahora, el padre de Guillermo Vega juega en el ordenador. Con los diseños de su hijo. Que para algo estudió Teleco y aceptó su reto.

Guilermo Vega Gorgojo

+INFO:

Sitio web de Don Naipe: http://donnaipe.com/

Juegos para Android: https://play.google.com/store/apps/developer?id=Don+Naipe

Juegos para iPhone/iPad: https://itunes.apple.com/us/developer/guillermo-vega-gorgojo/id853010764

El leonés que metió los naipes en el ordenador
Comentarios