viernes 21/1/22

OFICINAS SIN PAPELES

DIGITALIZACIÓN. Una cuestión clave que ha impulsado la pandemia en las organizaciones es digitalizar archivos y registros en papel, pero muchas personas se sienten más cómodas trabajando con documentos que puedan tocar. Los expertos ofrecen soluciones
                      Muchos empleados prefieren documentos que puedan tocar. im
Muchos empleados prefieren documentos que puedan tocar. im

A medida que la pandemia parece estabilizarse, las empresas y organizaciones replantean sus modelos y espacios de trabajo para afrontar esta nueva etapa y adaptarse a necesidades emergentes como el teletrabajo, las opciones laborales hibridas (trabajar unos días en la empresa y otros desde casa) y liberar espacio en las oficinas para garantizar la distancia social entre los empleados.

Una cuestión crucial en este proceso de transformación consiste en impulsar la digitalización de archivos y registros que ocupan espacio en las instalaciones, para eliminar el papel, un asunto que considera muy importante el 66 % de los dirigentes, consultados para un estudio conjunto de IDC , expertos en inteligencia de mercados e Iron Mountain.

De hecho, se considera que la digitalización de los documentos que las organizaciones tienen en papel es la mejor opción que se podría haber implementado para estar preparados antes de la pandemia, según el informe ‘Replanteando el centro de trabajo’, de la compañía estadounidense IM (www.ironmountain.es).

Las empresas quieren conseguir un entorno más digital en el que haya menos cantidad de documentos físicos y en el que los propios empleados puedan acceder a la información de forma rápida y eficiente, estén donde estén, según (IM). Un ejemplo práctico es el manejo del correo, de acuerdo a los expertos de esta firma con sede central en Boston (Massachusetts, Estados Unidos).

«Cuando existe información en formato electrónico y papel al mismo tiempo, el trabajo de los empleados se ralentiza drásticamente, más si no pueden acceder a las instalaciones todos los días para acceder a los documentos físicos. Contar con herramientas de escaneo y digitalización del correo en papel permitirá un trabajo más ágil desde cualquier lugar», señalan.

La gente lleva tanto tiempo hablando de la ‘oficina sin papeles’ que parece casi un sinónimo de la idea un centro de trabajo digital, pero «lo es y al mismo tiempo no lo es», señalan desde (IM), en referencia a lo que denominan «la paradoja del papel».

«Esta paradoja consiste básicamente en que, a pesar de los beneficios bien documentados de reducir el papel, como abaratamiento de costes, mejor para el medioambiente y menos desorden, el hábito de utilizar ese soporte es difícil de eliminar», indican.

Muchas personas simplemente se sienten más cómodas trabajando con documentos que puedan tener en sus manos, sin tener cuenta los costes de este hábito a lo largo del tiempo, según IM.

Explican que, aunque el desembolso inicial para crear un registro en papel (comprar el papel e imprimir el documento) es mínimo, los costes suben a partir de ese momento, principalmente por el trabajo que conlleva.

Los estudios muestran, según estos expertos, que un empleado promedio pasa el 25 % de su semana laboral, archivando, copiando, indexando o buscando documentos.

Aunque la ciberdelincuencia capta muchísima atención, los registros en papel también sufren un número considerable de violaciones de datos, de privacidad y de normativa y, además, el papel es muy vulnerable al robo y a los daños debidos a desastres naturales, como las inundaciones, que pueden afectar la continuidad de un negocio, indican desde IM, pero «a pesar de todo esto, el atractivo del papel en la oficina sigue siendo fuerte», lamentan.

Sentencia de muerte

Es poco probable que el centro de trabajo digital sea una sentencia de muerte para el papel, pero si no es posible o práctico prescindir por completo de este soporte, lo mejor será gestionar su uso, consiguiendo un equilibrio adecuado entre digitalización, almacenamiento y eliminación segura de la documentación e papel, proponen desde IM.

Para que la digitalización de los documentos sea un éxito, IM recomienda a las empresas que se centren en la experiencia del usuario, definiendo -junto con los empleados que buscan a diario los documentos- aquellas marcas, etiquetas y otros metadatos («datos acerca de los datos») que sean más realistas para encontrar rápidamente los documentos que se buscan.

Un paso básico que pueden dar las empresas para que aquellos empleados remisos a actualizarse, se sientan más cómodos trabajando con papel, consiste en favorecer que tomen consciencia de las múltiples ventajas de la digitalización.

Por ejemplo, acceder de inmediato y de modo fácil y ecológico a la información que necesitan, cuando están trabajando en remoto. O aprovechar para otros fines el valioso espacio de las oficinas que se desocupa al convertir los documentos físicos en digitales.

OFICINAS SIN PAPELES
Comentarios