sábado 28/5/22

Alemania alerta de que Putin puede atacar más países y abandona su neutralidad

Scholz apoya la adhesión de Finlandia y Suecia a la Otan «Rusia no debe ganar y Ucrania no debe perder», dice el canciller alemán
                      Un miembro del ejército ucraniano se encuentra en el punto de evacuación en Zaporizhzhia con su esposa, que huyó de la aldea Novomykhailivka ocupada por los rusos. ROMAN PILIPEY
Un miembro del ejército ucraniano se encuentra en el punto de evacuación en Zaporizhzhia con su esposa, que huyó de la aldea Novomykhailivka ocupada por los rusos. ROMAN PILIPEY

El canciller alemán Olaf Scholz garantizó ayer a Finlandia y Suiecia socios de la Unión Europea y asociados a la Otan pero no miembros de pleno derecho en la Alianza, su pleno apoyo en caso de solicitar dicho ingreso. Berlín abandona así su neutralidad.

«Nadie debe dar por hecho que Rusia no vaya a atacar otros países. Alemania apoyará a Finlandia y a Suecia, en caso de que decidan ingresar», afirmó el canciller en una comparecencia conjunta con sus colegas nórdicas.

Está previsto que el próximo 12 de mayo el presidente finlandés, Sauli Niinistö, presente su postura final sobre un eventual ingreso en la Otan dos días antes de que lo haga la primera ministra en un congreso del Partido Socialdemócrata.

Scholz resumió ayer el objetivo de su gobierno en cuanto a la guerra de Ucrania con la máxima «Rusia no debe ganar y Ucrania no debe perder».

En una entrevista en la cadena pública ZDF, el canciller alemán rechazó las acusaciones de inacción y rebatió también las críticas de quienes dicen que con el envío de armas a Ucrania se está fomentando una escalada del conflicto.

Scholz aseguró que todas sus decisiones han sido tomadas de forma cuidadosa y en «coordinación» con sus aliados y afirmó que es preciso evitar que alguien, «al peor estilo del imperialismo de los siglos XVIII y XIX», se dedique a modificar fronteras por la fuerza.

Una potencia nuclear como Rusia no debe imponerse con una política que considera a los países circundantes un «patio trasero» en el que intervenir con violencia, declaró.

El canciller expresó el convencimiento de que el presidente ruso, Vladímir Putin, «no creía que fuese a haber tanta resistencia ni que daríamos tanto apoyo» y aseguró que Europa no levantará las sanciones sin que Ucrania lo apruebe.

Por ello, Moscú no ha de contar con que todo vuelva a la normalidad en un escenario en el que «las cosas se queden como están ahora», con una conquista parcial del territorio ucraniano. «Tiene que ponerse de acuerdo con Ucrania,» puntualizó Scholz, que afirmó que Alemania no aceptará la anexión de Crimea, contraria según dijo al derecho internacional.

Preguntado si comparte el objetivo declarado de Washington de debilitar a Moscú para que deje de suponer una amenaza, el canciller afirmó que la meta de Alemania es que «Ucrania pueda defender su soberanía y también que Rusia no consiga lo que se propone».

Scholz excluyó sin embargo viajar en un futuro próximo a Kiev, lo que justificó con el rechazo del Gobierno ucraniano a la visita del presidente alemán, Frank Walter Steinmeier, por sus lazos con Rusia. «Eso es un obstáculo,» admitió, y señaló que «no puede funcionar» que se niegue la visita al presidente de un país que presta tanta ayuda militar y financiera.

Sobre el terreno, las tropas rusas comenzaron el asalto final a la acería Azovstal de Mariúpol, informaron ayer tanto el Regimiento Azov, que defiende la instalación siderúrgica, como fuentes de la policía ucraniana.

«Durante toda la noche nos bombardearon desde el aire, murieron dos civiles, mujeres, y ahora se está produciendo el asalto a Azovstal», afirmó el subcomandante del Regimiento Azov, Svyatoslav Palamar.

El jefe de la policía de patrulla en Mariúpol, Mijailo Vershinin, aseguró por su parte que cuando los autobuses se marcharon con los evacuados, los rusos «comenzaron a atacar de día y de noche, ahora iniciaron el asalto a la planta por varios lugares. Mantenemos la defensa y combatimos».

El ministerio de Defensa de Rusia acusó a los nacionalistas del regimiento Azov y de la Fuerzas Armadas ucranianas atrincherados en la planta de aprovechar una tregua para la evacuación de civiles para salir de los sótanos y ocupar posiciones de combate.

«Unidades del Ejército ruso y de la república popular de Donets con el apoyo de la aviación y la artillería han comenzado a destruir esas posiciones de tiro», dijo Vadim Astáfiev, portavoz de Defensa, citado por la agencia oficial rusa RIA Nóvosti.

Alemania alerta de que Putin puede atacar más países y abandona su neutralidad
Comentarios