lunes. 27.06.2022

Detenido un diputado británico por violación

Hay 56 parlamentarios en la Cámara de los Comunes acusados de «mala conducta sexual»
                      Westminster ha comenzado a ser llamado Pestminster, por la peste del acoso sexual. NEIL HALL
Westminster ha comenzado a ser llamado Pestminster, por la peste del acoso sexual. NEIL HALL

Uno reconoció haber visto porno en la Cámara de los Comunes. Otro, tras consumir cuatro rayas de cocaína, se metió desnudo en la cama de una mujer. Un tercero fue condenado por abusar sexualmente de un chico de 15 años. Los tres eran diputados conservadores, y eso fue solo el mes pasado. Un nuevo escándalo esta semana, la detención de otro parlamentario tory acusado de violación y agresión sexual, arroja nuevas sombras sobre el partido de Boris Johnson y sobre la cultura del acoso que Westminster no consigue erradicar. Hasta 56 diputados, entre ellos tres miembros del Gobierno, están siendo investigados por el Parlamento británico por «mala conducta» sexual, según ha desvelado el Sunday Times. Los casos que han sido denunciados ante el Programa Independiente de Quejas y Reclamaciones van desde los comentarios sexuales inapropiados hasta sucesos más graves, algunos de ellos criminales como un supuesto pago a cambio de favores sexuales. Las denuncias se acumulan, y la prensa británica ha recuperado esta semana el término Pestminster, un juego de palabras entre ‘pest’ (plaga) y Westminster, con el que ya bautizó la oleada de escándalos sexuales que sacudieron el Parlamento en 2017, obligaron a la dimisión entonces del ministro de Defensa y del primer secretario de Estado.

El último caso que se ha conocido fue detenido por la Policía este martes y puesto en libertad bajo fianza al día siguiente. Su nombre no ha sido desvelado, pero se sabe que es un diputado conservador de unos 50 años, al que se le acusa, entre otros delitos, de abuso y agresión sexual, violación y extralimitación de posición de confianza. Según Scotland Yard, que investiga la denuncia desde hace dos años, los hechos se cometieron entre 2002 y 2009 en Londres. Por el momento, su grupo parlamentario le ha pedido que no acuda a Westminster mientras se lleva a cabo la investigación, aunque no ha sido suspendido. «Es preocupante que veamos otra vez estas terribles acusaciones sobre un diputado», reconoció la ministra de Exteriores, Liz Truss. Aunque entre los que están siendo investigados por el Parlamento también hay dos laboristas, un número muy importante de los acusados son conservadores.

Detenido un diputado británico por violación
Comentarios