jueves. 02.02.2023
La entrada de Chipre en la futura Europa de los Veinticinco, que ya ha sido aprobada por los Quince y tendrá lugar en el año 2004, ha servido para animar el diálogo y desbloquear los cuarenta años de enquistamiento de la disputa. No en vano, si no se llega a una solución, la Unión Europea (UE) reconocerá a Chipre como un solo país y marginará al norte de la isla. Posibilidad ante la cual se ha advertido a Turquía de que su hipotética futura adhesión a la Unión depende en buena medida de la reunificación chipriota. En este ambiente se reanudan hoy las conversaciones directas entre los dos líderes chipriotas, detenidas en los últimos meses debido a cuestiones internas. De este modo, Clerides se encuentra inmerso en la campaña para las elecciones a la presidencia, que tendrán lugar los próximos días 16 y 23 de febrero, mientras que Denktash lucha por no perder el apoyo del Gobierno de Turquía. Pro su parte, el enviado especial para Chipre de EE. UU., Thomas Weston, también se mostró ayer optimista sobre la posibilidad de resolver el conflicto que mantiene dividida la isla mediterránea y añadió que la solución «será pronto una realidad». Weston se reunió ayer en Ankara con altos cargos del ministerio de Asuntos Exteriores turco, a los que instó a encontrar «urgentemente» la vía que solucione el largo conflicto existente en Chipre. Cabe recordar que ya en julio de 1997, la ONU instó a los líderes de las dos comunidades chipriotas, Glafcos Clerides y Rauf R. Denktash, a alcanzar un acuerdo que pusiera fin al conflicto del país. Momento en el que la ONU propuso la creación de un estado griego y otro turco, con amplias autonomías e iguales poderes, en el marco de una federación. Sin embargo, estas conversaciones no tuvieron continuidad tras la retirada de Turquía de la cumbre chipriota en diciembre de ese mismo año, debido a la falta de apoyo para su ingreso en la UE.

La entrada del país en la UE incentiva las conversaciones para acabar con el conflicto
Comentarios