viernes. 03.02.2023

Europeístas y prorrusos moldavos se unen en una multitudinaria protesta

Los líderes opositores anuncian la creación del llamado Consejo de Salvación Nacional.
Un grupo de manifestantes bloquea una carretera en las cercanías de Chisinau.
Un grupo de manifestantes bloquea una carretera en las cercanías de Chisinau.

Decenas de miles de personas de todos los colores políticos, desde la derecha europeísta hasta la izquierda prorrusa, se manifestaron ayer en el centro de Chisinau para exigir la disolución del Parlamento moldavo y la convocatoria de elecciones anticipadas.

La europeísta Plataforma Dignidad y Justicia (DA) y la izquierda prorrusa, representada por el Partido Socialista y Nuestro Partido, estimaron en más de 100.000 los asistentes al mitin celebrado frente a la sede del Parlamento, mientras que la policía informó de 25.000 manifestantes.

La plaza de la Gran Unión Nacional se quedó pequeña para los manifestantes, que también ocuparon el bulevar frente a la catedral y las calles aledañas, como se pudo ver en las imágenes de televisión.

Los líderes de la oposición, unidos por primera vez tras la investidura esta semana del Gobierno de Pavel Filip, a la que tachan de ilegal, anunciaron la creación del llamado Consejo de Salvación Nacional.

«Debemos unirnos, crear un órgano coordinador que dirigirá la liberación del país, tomado por los oligarcas», dijo desde la tribuna uno de los líderes de DA, Vasili Nastase.

La mayoría de la población moldava, según numerosas encuestas realizadas en el país, desaprueban que la coalición que ha gobernado el país durante el último año, respaldada por la Unión Europea (UE) y Estados Unidos, siga al frente de Moldavia.

«No entendemos por qué en Rumanía, Ucrania y Turquía habéis apoyado la lucha del pueblo contra el poder criminal, pero en Moldavia apoyáis a la mafia», se dirigió a Occidente el diputado socialista Bogdán Tsirdia.

El líder de los socialistas, Ígor Dodon, subrayó que «el pueblo de Moldavia se ha unido por primera en 25 años (desde la independencia del país de la Unión Soviética) contra la corrupción, los ladrones y el poder criminal».

«La paciencia del pueblo tiene un límite. Hemos salido todos, independientemente del partido en el que militamos, la nacionalidad o la lengua en la que hablamos. Todos estamos en contra de los criminales. Y conseguiremos las elecciones anticipadas», dijo a los manifestantes.

La manifestación transcurrió en un ambiente de total tranquilidad, y a su conclusión algunos manifestantes regalaron a los policías que custodiaban el acto crisantemos blancos para subrayar el carácter pacífico de la protesta.

Los líderes opositores insistieron en este asunto después de que las protestas del pasado miércoles, cuando fue investido el Gobierno de Filip, acabaron con una treintena de heridos en enfrentamiento entre policía y manifestantes.

La Fiscalía General de Moldavia abrió un proceso penal por «organización de desórdenes masivos», delito que se castiga con hasta 8 años de prisión.

Pese al descontento popular, las autoridades moldavas han descartado convocar elecciones anticipadas y han pedido a la oposición que deje al menos 100 días al nuevo Gobierno.

«Hay muy pocas razones para las elecciones anticipadas. El Gobierno es legítimo, como demuestra el apoyo de nuestros socios y la reacción de los líderes internacionales» que respaldaron la formación del Ejecutivo, dijo el presidente del Parlamento, Andréi Candu.

Desde hace varios meses la oposición moldava se manifiesta en el centro de Chisinau para exigir la destitución del presidente del país, Nicolae Timofti, la disolución del Parlamento y la convocatoria de nuevas elecciones.

Europeístas y prorrusos moldavos se unen en una multitudinaria protesta
Comentarios