jueves 22/4/21

Fallece otro de los médicos que atendieron a Navalni

El subdirector del centro en el que fue atendido murió en febrero

El médico Rustam Aguíshev, de 63 años, ha fallecido a causa de un derrame cerebral, informa en su página web el Hospital número1 de Omsk (Siberia), en donde fue ingresado, el 20 de agosto de 2020, el principal adversario del Kremlin, Alexéi Navalni, nada más ser envenenado con la sustancia de uso militar «Novichok». Se da la circunstancia de que el pasado mes de febrero falleció a la edad de 55 años el subdirector del mismo centro sanitario, Serguéi Maximishin, por un infarto de miocardio.

Aguíshev, que había dirigido hasta ahora el departamento de traumatología y ortopedia, estaba de guardia en urgencias el día en el que ingresaron a Navalni en estado de coma. El fallecido ya sufrió en diciembre un ictus y, según sus colegas, su salud no hizo más que empeorar.

El entorno de Navalni ha insistido desde que sufrió el ataque con ‘Novichok’, el mismo agente químico con el que fue envenenado el antiguo espía Serguéi Skripal en Salisbury, que los médicos del hospital de Omsk sabían perfectamente lo que había sucedido, pero, según ellos, por presiones del Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB, antiguo KGB), lo ocultaron falseando el diagnóstico y tratando de eliminar los restos de la toxina.

Dijeron que el líder opositor padecía «trastornos metabólicos» que, unidos a la falta de sueño y a la ingestión de café y otros estimulantes, le hicieron entrar en coma. Sin embargo, una vez en clínica Charité de Berlín, a donde fue trasladado desde el Hospital número 1 de Omsk, los análisis determinaron que lo que puso a Navalni al borde de muerte fue un veneno de la familia ‘Novichok’.

Esto podría explicar las muertes de los médicos de Omsk, ya que al entrar en contacto con el disidente ruso pudieron estar expuestos a los efectos de la toxina, que actúa también a través del aire y de la piel.

De hecho, el 21 de agosto de 2020, al día siguiente de la hospitalización de Navalni, su abogado, Iván Zhdánov, dijo a la prensa que la Policía de Omsk había reconocido que los médicos encontraron trazas del veneno en su sangre.

Zhdánov afirmó entonces que, según la Policía, el personal sanitario que atendió a Navalni tuvo que utilizar «trajes especiales» para protegerse del ‘Novichok’. Inmediatamente después, la Policía se desdijo y apareció ante la prensa el director del hospital, Alexánder Murajovski, para desmentir la noticia.

Fallece otro de los médicos que atendieron a Navalni