lunes 26.08.2019

Los griegos dan la espalda a Tsipras y no ven cerca la salida de la crisis

El líder de la coalición izquierdista Syriza cuenta con una mayoría de sólo tres escaños.
Los griegos dan la espalda a Tsipras y no ven cerca la salida de la crisis

Darío Menor | Atenas

«Los griegos estamos hoy como las personas que se inscriben en Alcohólicos Anónimos para intentar superar su adicción: vivimos al día tratando de sobrevivir como podemos. Después de un 2015 muy duro que provocó un agotamiento tanto a nivel personal como nacional, nadie es capaz de hacer planes más allá de seis meses».

Con esta efectiva imagen describe cómo es la situación actual de Grecia Nick Malkoutzis, director del portal de análisis MacroPolis y ‘número dos’ de la edición en inglés de Kathimerini, uno de los principales diarios helenos.

Ni siquiera tiene nada clara la perspectiva de futuro Alexis Tsipras. Catorce meses después de llegar al poder, el líder de la coalición izquierdista Syriza cuenta con una mayoría de sólo tres escaños en el Parlamento, lo que deja a su Gobierno en una situación de extrema precariedad cuando trate de aprobar en las próximas semanas los últimos recortes impuestos por los acreedores (Comisión Europea, Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional y Mecanismo Europeo de Estabilidad).

Sin brillo

Más allá de sus dificultades legislativas, lo más peligroso para Tsipras es que ha perdido todo su brillo. La mayoría de los griegos lo consideran ya uno más en la lista de gobernantes responsables del hundimiento del país. Esta defección se refleja en las encuestas, en las que se ha visto superado por el nuevo rostro de la derecha, Kyriakos Mitsotakis, líder de Nueva Democracia. El sentimiento también se palpa en las calles. «Yo ya no confío en nadie, en ningún partido. Al final todos se dedican a recortarnos las pensiones y las ayudas y a subirnos los impuestos», cuenta Kristina mientras hace la compra en el mercado central de Atenas. «Yo era funcionaria, estoy jubilada y desde 2012 me han rebajado una tercera parte la pensión. Tengo a mi madre anciana a mi cargo y dos créditos que pagar. No llego a fin de mes».

Nikos Vettas, director general de la Fundación para la Investigación Económica e Industrial, uno de los más respetados centros de estudios griegos, considera que se ha generalizado el pesimismo. «No es como en España, donde tras unos años difíciles empezó luego a verse la luz al final del túnel. En Grecia hay tal combinación de problemas después de siete años de crisis que la gente ya no se cree nada», explica, subrayando que «hace tiempo» que los planes de ajuste dejaron de verse como una cura necesaria para corregir el rumbo del país. «Harán falta al menos un par de años de crecimiento económico y de creación de empleo para que los griegos recuperen algo de ilusión».

Los griegos dan la espalda a Tsipras y no ven cerca la salida de la crisis