martes 26/10/21

Los incendios forestales agravan la ola de calor en Norteamérica

Fuegos en el oeste de Canadá y de Estados Unidos dificultan la bajada de las temperaturas
Imagen de satélite de los incendios desatados por el calor en Canadá. NASA HANDOUT

La ola de calor extrema que ha dejado medio millar de muertos en Norteamérica en los últimos días ha sumado un nuevo aliado para mantener los termómetros en máximos históricos: los incendios forestales. Decenas de fuegos asolaban ayer el oeste de Canadá y EE UU, favorecidos por el ambiente extremadamente seco y un fuerte viento que extiende las llamas como la pólvora en Estados como California, donde la docena de focos activos ha arrasado ya más de 8.000 hectáreas y ha desencadenado avisos de evacuación para grandes áreas. Mientras, los bomberos trabajaban a marchas forzadas pero apenas tenían controlada una quinta parte de las zonas quemadas.

En la provincia canadiense de Columbia Británica, un millar de personas tuvieron que ser trasladadas a lugares seguros después de que un incendio forestal hiciera arder una pequeña localidad que llevaba tres días batiendo récords nacionales de temperaturas. En total, se registraron en la zona 62 focos en solo 24 horas, según reportó el primer ministro de la región, John Horgan.

Varios de los fuegos se concentraron al norte de la ciudad de Kamloops, ubicada a unos 150 kilómetros al noreste de Lytton. Según el diario ‘The Star’, en esta última localidad algunos de sus residentes seguían desaparecidos el viernes por la noche tras ordenarse su evacuación el día anterior al ser arrasado por las llamas «el 90% del poblado, incluido el centro», señaló el parlamentario local Brad Vis.

Las autoridades de Columbia Británica se planteaban declarar el estado de emergencia a causa de los incendios forestales. Entretanto, el Ministerio de Medio Ambiente advirtió en un comunicado que se emitieron también alertas de calor para las provincias de Alberta, Saskatchewan, Manitoba, partes de los Territorios del Noroeste y el norte de Ontario.

Sin electricidad Al otro lado de la frontera, los Estados de Oregón y Washington seguían también asfixiados con temperaturas récord que apenas habían registrado descensos, si bien se espera que a lo largo de este fin de semana los termómetros sigan a la baja. Lo que sí se han registrado son fuertes tormentas en el área del distrito federal, que causaron daños materiales, alteraciones en el tráfico y dejaron a unas 21.000 sin electricidad en Maryland, donde una persona tuvo que ser hospitalizada al caer un árbol de grandes dimensiones sobre su casa.

Las lluvias torrenciales son consecuencia de las altas temperaturas que se registraron y que provocaron también el deshielo de ríos en las montañas que causaron inundaciones en el idílico valle de Pemberton, en Columbia Británica, donde tuvieron que ser evacuados sus vecinos por las crecidas.

Kristie Ebi, profesora de salud global en la Universidad de Washington, advirtió ayer, por su parte, que el número real de muertos por esta ola de calor será mucho más alto que las estimaciones actuales.

«Esos números solo van a aumentar», alertó.

Los incendios forestales agravan la ola de calor en Norteamérica