domingo 5/12/21
                      Imagen de una de las protestas que han tenido lugar tras el golpe de estado. MOHAMMED ABU OBAID
Imagen de una de las protestas que han tenido lugar tras el golpe de estado. MOHAMMED ABU OBAID

Los militares sudaneses disolvieron ayer el Gobierno del primer ministro, Abdalá Hamdok, quien mediante sus colaboradores rechazó lo que considera un golpe de Estado y llamó a los ciudadanos a protestar contra la asonada.

La oficina del primer ministro emitió un comunicado en el que informó de que Hamdok y su esposa fueron «secuestrados la madrugada de este lunes en su residencia de Jartum y fueron llevados a un lugar desconocido por una unidad militar». Horas más tarde, el presidente del Consejo Soberano, máximo órgano de poder del proceso de transición en Sudán, el general Abdelfatah al Burhan, disolvió tanto el Gabinete de ministros como el propio Consejo Soberano y anunció también el estado de emergencia en todo el país.

«Afirmamos que las Fuerzas Armadas continúan por el camino de la transición democrática hasta la entrega del liderazgo del país a un Gobierno civil elegido que alcance las aspiraciones» del pueblo sudanés, aseguró Al Burhan. «Trabajamos todos a partir de hoy hasta las elecciones generales en julio de 2023», remachó el general, que añadió que, hasta entonces, «un Gobierno de figuras nacionales independientes (...) con una representación justa de todos los sudaneses» asumirá el poder.

Además de Hamdok, otros ministros y miembros civiles del Consejo Soberano fueron detenidos y llevados a un paradero desconocido, según el Gobierno sudanés. Estos arrestos coinciden con la visita al país del enviado especial de Estados Unidos para el Cuerno de África, Jeffrey Feltman, quien se reunió durante el pasado fin de semana con las principales autoridades civiles y militares de Sudán.

Tras la intentona golpista fallida de septiembre pasado, Hamdok dijo que era necesario «reformar los órganos militares y de seguridad» después de que acusara a «remanentes del régimen» del exdictador Omar al Bashir, derrocado en 2019, de orquestar la asonada.

Esto provocó el malestar de los líderes militares, que se reparten el poder con el componente civil en el Gobierno de transición por un acuerdo en 2019, y la tensión ha ido creciendo desde el mes pasado con varias manifestaciones a favor y en contra del Ejecutivo.

El llamamiento de los colaboradores de Hamdok a los ciudadanos para que protesten en las calles contra el movimiento militar llevó a incidentes en la capital, Jartum, y según el Ministerio de Información, los soldados «dispararon balas contra los manifestantes que rechazaron el golpe militar frente a la Comandancia General del Ejército». El Comité Central de Médicos, que desde la revolución atiende a los manifestantes y contabiliza las víctimas, dijo que hasta el momento se han registrado doce heridos en las protestas de hoy, sin ofrecer más detalles.

Además, militares irrumpieron en las sedes de la radio y televisión estatales en Sudán y detuvieron a varios empleados, informó el Ministerio de Información.

Los militares disuelven el gobierno de Sudán y secuestran al primer ministro
Comentarios